10 eco trucos para una cocina sin malos olores
En la práctica, tener comportamientos ecológicos significa convertir cada día en una nueva oportunidad para aplicarlos. Resulta tan sencillo como hacer de pequeños eco gestos una rutina que nos resulte práctica para los más variados menesteres, como pueden ser los quehaceres domésticos para el mantenimiento de nuestro hogar.

Y es que optar por un estilo de vida más ecológico no tiene porque ser algo complicado ni fastidioso. Muy al contrario, lo suyo es hacer de los trucos verdes nuestros pequeños grandes aliados. A continuación, os hacemos diez sugerencias para prevenir o eliminar malos olores en la cocina.

Son fáciles de aplicar, ahorran un dinero que a largo plazo se nota y, por supuesto, harán la diferencia a la hora de contribuir a cuidar el planeta:

1. Apuesta por la limpieza verde

Los olores molestos pueden provenir no solo de comida pasada o de la basura, pongamos por caso, sino también de los mismos productos limpiadores. Sobre todo, cuando éstos son convencionales y, por lo tanto, no faltan los ingredientes de base química. Por contra, evitamos estas pestilencias tóxicas recurriendo a la limpieza doméstica ecológica, ya sea con recetas caseras o recurriendo a formulaciones comerciales bio.

2. Adiós a los ambientadores

Otra interesante decisión para acabar con los olores insanos consiste en dejar de usar ambientadores en la cocina. Hacerlo es dar pasaporte a las partículas tóxicas que proceden de los típicos aerosoles u otros ambientadores sintéticos. Ambientar naturalmente puede hacerse colocando uno o dos buenos fruteros bien repletos en la cocina o también con el uso de aceites esenciales orgánicos.

10 eco trucos para una cocina sin malos olores
Los aceites esenciales darán un buen resultado si los añadimos a nuestros eco limpiadores caseros, al tiempo que podemos elaborar ambientadores específicos para la cocina, eligiendo aromas apropiados, como los cítricos. También podemos aplicarlos de forma directa sobre distintas superficies porosas, como las bolas de madera o los palitos de bambú que se suelen usar en los ambientadores de tipo mikado.

Para hacer un ambientador natural, ya sea al estilo mikado o para su aplicación mediante un vaporizador, hagámonos con una botella o recipiente de cristal de boca estrecha, palitos de bambú o aceite de almendras dulces y aceite esencial.

A continuación, simplemente añadámoslos en una proporción del 70 y el 30 por ciento, respectivamente. Y a esperar a que varita de bambú empiece a hacer el trabajo…

10 eco trucos para una cocina sin malos olores
Si lo hacemos a partir de bicarbonato de sodio además absorberá olores, para lo cual bastará con añadir unas pocas gotas de nuestro aceite esencial favorito al mismo, colocándolo dentro de un pequeño bol o tarrito de cristal, agujereando su tapa.

3. Las hierbas naturales

Si cultivamos hierbas aromáticas en la cocina tenemos una solución maravillosa para aromatizar naturalmente. Elijamos aquellas que más y mejor vayan a perfumar la estancia, intentando compaginar también su uso culinario. El romero, el tomillo, la albahaca o la hierbabuena son excelentes opciones.

4. Más eco ambientadores

Hacer un popurri de distintos alimentos, como granos de café, naranjas o manzanas disecadas cortadas en láminas, pieles de cítricos es otra manera de ayudar a aromatizar el ambiente. ¿Y qué tal añadir a la mezcla unas gotas de aceite esencial de limón, naranja, etc.?

Si queremos un aroma express, nada como hacer café en la cafetera tradicional o hervir agua a la que habremos añadido limones, romero, menta y unas gotitas de aceite esencia, por ejemplo la vainilla.

5. El poder del limón

Unas gotas de limón, un chorrito o medio vasito de zumo pueden hacer milagros a la hora de eliminar olores en la cocina. Tanto para acabar con olores de distintas superficies como para conseguir que nuestras manos dejen de oler a pescado o a cualquier otro alimento después de su manipulación.

10 eco trucos para una cocina sin malos olores
La pulpa también resulta muy efectiva. Pasaremos el limón troceado, por ejemplo medio, sobre la superficie que queramos desodorizar, si bien hemos de tener cuidado en superficies delicadas pues el ácido puede dañarlas, en cuyo caso diluirlo puede ser una buena solución.

6. Neveras y basuras sin olores:

La nevera es uno de los focos de olores más comunes en la cocina. Limpiarla en profundidad cada 15 días o mensualmente con vinagre, limón y bicarbonato diluidos en agua será una manera de controlarlos, así como colocar un pequeño bol con bicarbonato a modo de absorbeolores.

Por su parte, los cubos de basura serán menos “cantarines” si tienen tapa, algo lógico, pero no siempre se cae en la cuenta. O, apostando también por las innovaciones, optemos por los cubos de basura que incorporan filtros absorbeolores, por lo general en sus tapas.

7. Bicarbonato, potente absorbeolores

Así es, el bicarbonato es una solución casi mágica para acabar con los olores. Deberemos espolvolerarlo sobre la superficie de que se trate y dejaremos actuar unos minutos, retirando luego con un paño mojado, cepillo…

10 eco trucos para una cocina sin malos olores
Mezclado con limón también será efectivo para acabar con los olores de las manos tras cocinar. Su uso refuerza el efecto desodorizante del limón, y nos ayuda a realizar un suave peeling. O, si lo preferimos, recurramos a los jabones de acero, una solución curiosa y ecológica.

8. Microondas libre de olores

Al igual que ocurre en la nevera, en el microondas también se mezclan distintos olores. Para acabar con ellos podemos hervir en un tazón una mezcla de vinagre, extracto de vainilla natural, jugo de limón y bicarbonato.

También será muy efectivo limpiar sus interior con una mezcla de agua y bicarbonato o, si lo preferimos, cualquier otro de los anteriores ingredientes, salvo el aceite esencial.

9. Vinagre, antiolores infalible

El poder desodorizador del vinagre se suma a su gran eficacia como desinfectante. Ya sea puro o, quizá mejor, diluido en agua, nos puede ayudar a acabar con todo tipo de olores y eliminar la cal.

Por cierto, su peculiar olor, molesto para muchas personas, se evapora a los pocos minutos de aplicarlo, por lo que no hay que preocuparse por ello. En todo caso, diluirlo en agua y añadir algunas gotas de aceite esencial puede hacer una gran diferencia.

10 eco trucos para una cocina sin malos olores
Al igual que ocurría con el limón, puede resultar corrosivo, con lo que se recomienda hacer una pequeña prueba antes en un sitio no visible. Diluir, de nuevo, es una manera de mejorar el resultado, si bien perderemos en efectividad.

10. Cañerías limpias naturalmente

Las cañerías atascadas suelen ser una fuente de malos olores. Acabemos con el problema sin recurrir a productos tóxicos aplicando vinagre, bicarbonato y agua hirviendo. Primero aplicamos media taza de bicarbonato, luego otro tanto de vinagre y tras 20 minutos añadimos tres litros de agua hirviendo y, si vemos que no cuela, ayudémonos con un desatascador manual o de émbolo. Con cuidadito de no quemarnos…