15 bicicletas raras, raras, raras…
El diseño de una bicicleta parece no tener secretos: su manillar, sus pedales, su sillín, su cuadro… Pero dentro de estos parámetros hay lugar para inventar modelos de lo más peculiares, pero no por ello menos prácticos.

Muy al contrario, a menudo la inventiva responde al intento de solucionar un problema, bien sea recargar la batería con energía verde en el caso de las bicis eléctricas, purificar el aire, mejorar la seguridad vial o, por ejemplo, convertirla en un vehículo de carga.

Si cuando piensas en una bicicleta te viene a la mente una aburrida imagen y apenas se te ocurren variantes, espera a ver lo que la inventiva puede hacer a partir del concepto clásico de bicicleta.
En este post nos hemos centrado en modelos inusuales que merecerían figurar en una exposición de bicis raras, raras, raras..

Eso sí, son bicis comercializables, es decir, o están en fase de prototipo o a la venta. Otro capítulo aparte son las bicis que se han customizado una vez compradas o rescatadas del baúl de los recuerdos, entre las que también podemos encontrar auténticas locuras, unas más funcionales que otras, todo sea dicho.

Entre las biay un sinfín de ellas, nosotros hemos seleccionado 12 para que descubráis hasta qué punto el diseño de bicicletas puede dar de sí y, lo que todavía es mejor, cómo puede contribuir a un estilo de vida más verde, si cabe.

Bicis que purifican el aire

En efecto, si bien las bicicletas son el sistema de transporte más limpio, hay modelos innovadores que además incluyen un sistema de filtrado de aire. El padre de la criatura (puedes verla en la imagen que abre el post) es Matt Hoppe, un artista que vive en Pekín, una ciudad tremendamente contaminada, con más de 20 millones de automóviles nuevos cada año.

Su atmósfera es terrible, y pedalear por sus calles un ejercicio de alto riesgo para el sistema respiratorio y la salud en general. Hope llama a su creación, con una claro tono de denuncia, la “bicicleta respiratoria”. El sistema de filtración la alimenta la energía producida por el pedaleo, y el aire filtrado luego se bombea a través de unos tubos que llegan al ciclista mediante una máscara de piloto de combate. Otra versión (en la misma imagen) es la de Fast Company, bautizada como Fotosintesis Bike. En este caso, al pedalear se activa un un filtrado fotosintético en su marco de aluminio que genera oxígeno producido a partir de una reacción entre el agua y la energía eléctrica que se obtiene de una batería de iones de litio.

Energía renovable sobre ruedas

Las energías renovables también han llegado al diseño de las bicicletas. El uso de paneles solares con células fotovoltaicas ha dejado de ser una novedad, y de hecho encontramos propuestas de lo más variopintas, como la de la Ele Solar Bicycle, finalista de los prestigiosos premios Spark Awards.

15 bicicletas raras, raras, raras…
Su diseñador es Mojtaba Raeisi y los paneles sustituyen los radios, con la ventaja de que giran hasta 30 grados para mejorar la absorción de energía solar. Otras opciones son la Velosphere E-Bike, del diseñador Sencer Ozdemir, que al aparcarse permite desplegar una estructura con forma de tienda de campaña recubierta con células fotovoltaicas de alta eficiencia.

Hay otros muchos ejemplos de bicis que aprovechan las energías limpias o que incluso las generan, como la EHITS (Energy Harvesting Intermode Transport System), una bici que produce energía solar y eólica gracias a un panel que incluye el cuadro y a un par de generadores eólicos instalados en dos ruedas de rotor de disco.

Bicis sostenibles

De madera certificada y plegable, así es la bicicleta Odachi Folding Bike, de Nick Domanski. Está inspirada en las espadas samurais. La idea de su creador es combinar lo práctico con lo heroico, el el uso de una bici pequeña, fácil de transportar colgada en la espalda, simbolizando a un nuevo guerrero. No el que lucha contra un enemigo de carne y hueso sino el que lo hace contra la contaminación de las grandes urbes enfrentándose a un estilo de vida polucionador.

15 bicicletas raras, raras, raras…
Las Muzzicycles son bicis fabricadas con botellas PET recicladas, transformadas en resinas termoplásticas. Juan Carlos Calabrese Muzzi es el creador, un artista plástico uruguayo que ha conseguido comercializarlas. Convierte unas 200 botellas PET en una bici.

Bicis de carga

Las bicis con remolque se prestan al diseño de modelos sorprendentes. La Camioncyclette (modelo de color amarillo) es un gran ejemplo de bici que soporta carga y facilita su transporte gracias a dos cestas, delantera y trasera.

15 bicicletas raras, raras, raras…
En ella se pueden cargar hasta 150 kilos, y su primo hermoano, el triciclo MK1 es otro invento de peso ideado por Butchers and Bicycles, pensado para que la carga no impida una conducción fácil.

¿Bici, patinete o scooter?

Hay modelos que resultan algo ambiguos, a medio camino entre la bici, el patinete o el scooter. Sobre todo, ocurre con modelos diseñados para urbanitas, como el SSike, una especie de patín eléctrico que, además, se puede plegar.

15 bicicletas raras, raras, raras…
URB-E (de color verde fosfi) es el otro modelo difícil de clasificar, un híbrido futurista de scooter eléctrico y bicicleta. La idea es usarlo en los trayectos que haya que hacer en combinación con el transporte público y cuando subamos al bus o al metro poder llevarlo cómodamente bien plegadito.

Más bicis curiosas

Mejorar la seguridad del ciclista fue lo que empujó a Crispin Sinclair a fabricar su Babel Bike, muy probablemente la bicicleta más segura del mundo. Su asiento es parte de la carcasa que protege al conductor y el sillín mejor no buscarlo, porque no lo encontraremos. Cada detalle está pensado una conducción más segura, con estructuras en la parte troncal y de los pies, espejos retrovisores y una bocina que no pasa despercibida, precisamente.

15 bicicletas raras, raras, raras…
A su lado, una bicicleta para montar tú mismo. Está hecha a mano, es de madera y te llega en forma de paquete plano de 17 kilos. Lógicamente, necesita que la ensambles y, al hacerlo, se adquieren los conocimientos necesarios para poderla reparar. La Sandwichbike está fabricada con madera sostenible.

Las bicicletas de bambú son otra alternativa verde a las bicis de madera. Rara entre las raras, la bici Ajira es un modelo que casi casi parece el coche de los Picapiedra. Y, por último, si de bicicletas plegables hablamos, las rarezas también están a la orden del día. Lejos de ser estrambóticas, son de una rareza que busca la funcionalidad. Entre otras, gana puntos en originalidad la bicicleta MORI, diseñada con ayuda de un diseño en tecnología 3D. ¿Su peculiaridad? ADemás de ser plegable es convertible en carrito para llevar la compra. ¡Ahí queda eso!