Fracking
El fracking provoca terremotos y hasta se traga bosques enteros, produce aguas tóxicas y un sinfín de desastres ambientales. Puede ocurrir en Estados Unidos y allí donde esté permitida esta técnica de la fractura hidráulica para la extracción de hidrocarburos como, sin ir más lejos aquí, en España.

Lamentablemente, el actual momento es propicio para este peligro ambiental, tras la reciente modificación de la ley de hidrocarburos para conceder numerosos permisos de investigación en todo el estado, restando así poder de control a las autonomías afectadas. O, lo que es lo mismo, se prima el interés de las empresas explotadoras.

¿Qué hacer contra esto? Por suerte, otros lo han hecho por nosotros, y con notable éxito. Esta semana, un total de 40 plataformas y colectivos ecologistas contra el fracking han conseguido el compromiso público y por escrito de una veintena de partidos políticos para prohibir la técnica de la fractura hidráulica en caso de que lleguen a gobernar tras las elecciones del 2015.

ERC, Amaiur, Compromis, BNG, Geroa Bai, Coalición Canaria, IU, ICV, EUIA, CHA, PSOE, EQUO, Confederación de los Verdes, Roa Verds, Berdeak, Os Verdes, Los Verdes-Giramadrid, Los Verdes del País Valenciano, Podemos, Ciudadanos, PACMA, Partido X, PCE y Nueva Canarias han firmado un Pacto en un acto celebrado en el Congreso de los Diputados.

Paralización inmediata

A nivel simbólico es importante por dejar constancia pública de su rechazo total a esta técnica y, a su vez, se comprometen a paralizar “inmediatamente” toda operación de fractura hidráulica autorizada en el país, apostando por un cambio de modelo energético basado en el ahorro y en la eficiencia energética. El acuerdo reza así:

Nos comprometemos a prohibir la técnica de la fractura hidráulica (fracking) así como cualquier técnica similar utilizada para la investigación y futura explotación de yacimientos de hidrocarburos no convencionales, ya que cualquier intento de regulación no sería suficiente para evitar las afecciones medioambientales y para la salud de las personas derivadas de la misma.

¿Qué es el fracking?

La fractura hidráulica o fracking (término angosajón), es una técnica nefasta para el medio ambiente que persigue extraer hidrocarburos de yacimientos no convencionales. Sin miramiento ambiental de ningún tipo, se basa en la inyección en el subsuelo de millones de litros de agua a altas presiones, toneladas de arena y sustancias químicas, con ella se pretende extraer el gas contenido en los poros de las rocas.

20 partidos políticos se comprometen a prohibir el fracking
Se trata de obtener el gas acumulado en los poros y fisuras de rocas con determinadas características, como pizarras o margas, que las hacen de más fácil extracción, si bien se requieren infraestructuras tremendas y supone graves problemas para la salud y el entorno.

Además, esta técnica requiere de perforaciones constantes, de la apertura de cientos de pozos, con lo que ello supone de uso y abuso de maquinaria, agua, sustancias químicas, arena… con consecuencias que van desde los riesgos durante la perforación (de explosión, fugas, enormes escapes de gas metano, derrumbes, etc.) hasta la contaminación de acuíferos, del aire, actividad sísmia. Una maravilla, vaya.