2010: Año Internacional de la Biodiversidad
Este año 2010 en el que nos encontramos fue declarado por la ONU como “Año Internacional de la Biodiversidad”.

Los especialistas en la materia estiman que sobre la faz de la Tierra viven entre 5 y 30 millones de especies, aunque algunos estiman que este número supera los 10 millones ¡Qué diferencias de unos a otros! Pero en lo que sí se ponen de acuerdo es en que el ritmo al que las especies van desapareciendo año tras año es cada vez mayor, y que la causa fundamental de esta desaparición es la actividad humana.

Según la Unión Mundial para la Naturaleza, cada año se extingue un mínimo de 10.000 especies, aunque hay voces que nos dicen que este número es de 50.000. Estas especies son tanto vegetales como animales. Todo está interconectado; por ello, la desaparición de una especie puede llevar a la extinción de otras muchas.

La magnitud de la velocidad de la extinción que se está dando en nuestros días es tal, que la comunidad científica habla de que lo que realmente se está produciendo es la “sexta extinción masiva” de la historia de la Vida sobre la faz de la Tierra, la más importante desde la desaparición de los dinosaurios. Se calcula que el ritmo actual de extinción es 400 veces superior al que existía antes de la aparición del ser humano.

Las causas más importantes de la pérdida de biodiversidad son:

— la desaparición de los hábitats de las especies, debido a la tala masiva de árboles, a los grandes incendios…
— la caza sin control
— la fragmentación de los hábitats que supone la existencia de ciudades, autopistas, grandes campos de cultivo… todos estos espacios suponen barreras infranqueables para numerosas especies que, en ocasiones, han quedado confinadas a pequeños lugares.
— los llamados “campos sin vida”: los campos de la agricultura intensiva-industrial, que usa masivamente pesticidas y fertilizantes químicos, creando vastas superficies donde difícilmente pueden vivir los animales. A estos campos ya se les llama “desiertos verdes”