2012: récord de producción de energía renovable en España
España ha desarrollado las renovables durante los últimos años y ahora está disfrutando de los frutos de este esfuerzo en tecnología e inversión. En el recién acabado 2012, las fuentes de energía renovables fueron las más usadas en la generación de electricidad, según datos de la gestora de la red general, Red Eléctrica Española (REE).

Entre la eólica, la hidráulica y la solar, lograron producir el 32% de la producción total neta generada durante 2012 en España. La nuclear (también renovable, aunque no limpia por los riesgos que supone) abasteció un 22% de la demanda total. El carbón, un 20% (éste es el gran problema del mix energético español) y los ciclos combinados, un 14%.

La renovable más relevante fue la eólica. Cubrió el 18% del total de la demanda del país, superando en dos puntos el porcentaje de 2011. Ha sido un récord para este tipo de energía. Nunca antes se había producido tanta electricidad en España gracias a la fuerza del viento. Se produjo un récord puntual de generación eólica el 18 de abril, llegando a producir 16.636 MW (megavatios), un 12% más que el anterior récord de noviembre de 2010.

No fue el único récord. Ese mismo 18 de abril, la energía eólica logró otros máximos históricos: en generación de electricidad por hora (16.455 MW) y por día (334.850 MW).

La hidráulica, por el contrario, bajó su cuota dentro del mix energético desde el 11 al 7%. Se puede explicar este comportamiento por la disminución de las reservas hidroeléctricas. España es un país cada vez más seco que debe aprovechar más el Sol y no confiar tanto en la energía hidráulica.

Las emisiones de carbono aumentan

2012: récord de producción de energía renovable en España
Pero nos encontramos con la otra cara de la moneda, la gran contradicción del sistema energético español: las emisiones de dióxido de carbono (CO2) provenientes del sector eléctrico en la Península fueron 81 millones de toneladas, un 11% más que en el pasado ejercicio. Más renovables, pero, también, más emisiones. La culpa, claro, es de un mayor uso del carbón.

Contradicción aún mayor si tenemos en cuenta que la demanda total de energía disminuyó un 1,2% respecto a 2011. Los días de mayor consumo del año fueron el 8 y el 13 de febrero.