A causa del hambre, comienzan a comer chimpancés en Uganda
Los conservacionistas denuncian la reducción de población de chimpancés en Uganda. Creen que algunas de las personas que viven cerca de las reservas de la naturaleza, en el oeste del país, los matan para utilizar su carne como alimento. En su opinión, esto nunca había pasado antes.

Según Lily Ajarova, que administra el Santuario de Chimpancés de Ngamba, en la región de Albertine Rift, los ugandeses no estaban consumiendo carne de primate, pero estamos empezando a observar que se comen monos y chimpancés. Esto amenaza la supervivencia de los animales. Dicho santuario, en el que viven más de 48 primates rescatados del tráfico ilegal de animales o del cautiverio, se creó con la ayuda del Instituto Jane Goodall.

Hace décadas, decenas de miles de chimpancés vivían con tranquilidad en los densos bosques tropicales que entonces cubrían un vasto tramo de la región de Albertine Rift. El área cubre la parte occidental del Gran Valle del Rift, desde el noroccidente de Uganda hasta el extremo sudoccidental, a lo largo de la frontera con la República Democrática del Congo.

Pero, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), los chimpancés ya han desaparecido de buena parte de los países africanos o están al borde de la extinción. En parte, debido a la deforestación, pero, también, debido a la caza ilegal para obtener carne. Se calcula que, en la actualidad, apenas quedan unos 5.000 ejemplares en Uganda.

La mayoría de los que quedan en el país están protegidos en seis reservas de caza y forestales ubicadas en la región de Albertine Rift, mientras que otros están atrapados en bosques de propiedad privada.

Refugiados que pasan hambre

Ya hace dos años que el equipo de conservacionistas notó, por primera vez, que había gente que comía carne de primates en el occidente de Uganda. La mayoría son inmigrantes o refugiados de la vecina República Democrática del Congo. Los ugandeses no suelen hacerlo. Es un problema emergente que hace peligrar el estado de conservación de la especie.

La llegada de inmigrantes de la República Democrática del Congo ha cambiado el equilibrio demográfico del área y ha impactado en la cultura local. En Uganda, las autoridades tratan de alimentar a la gran cantidad de personas que huyen de los combates en la provincia congoleña de Kivu del Norte. Se estima que, en el occidente de Uganda, hay 16.000 refugiados congoleños.

Miembros de la organización por la defensa de los animales han visto a aldeanos cargando esqueletos de monos y, en ocasiones, de chimpancés. La región de Albertine Rift está devastada por la pobreza y sus habitantes han empezado a comer incluso chimpancés.

Es un problema ecológico, pero también de salud pública, pues puede producir un brote de ébola, una fiebre que puede resultar mortal para el ser humano.