Las abejas casi se extinguieron con los dinosaurios
Las abejas salieron mejor libradas que los dinosaurios de la masiva extinción que les aconteció a la misma vez hace 65 millones de años, pero el golpe que recibieron fue durísimo. Según revela un nuevo estudio, en aquel entonces también se produjo un brusco declive de plantas con flores que casi acaba con las abejas que dependían de ellas.

El estudio se ha centrado en las abejas carpinteras (Xylocopiane), cuya extinción se ha logrado documentar en el periodio conocido como el límite KT (Cretácico-Terciario), una época oscura que afectó de un modo u otro a casi el 70 por ciento de las especies. Hasta ahora, se creía que la disminución de las flores habría ocasionado tal efecto, pero no había pruebas que lo confirmasen por la escasez de fósiles de abejas.

Para suplir este problema, científicos de la Universidad de New Hampshire, en Estados Unidos, realizaron técnicas de ADN en cuatro tribus de 230 especies de abejas carpinteras de todo el mundo para finalmente encontrar patrones consistentes con una extinción masiva. O, lo que es lo mismo, “los datos nos dijeron que algo importante estaba pasando en cuatro grupos diferentes de abejas al mismo tiempo, y eso sucedía en el mismo momento en el que los dinosaurios se extinguieron”, concluyen.

La crisis actual

El estudio de este fenómeno podría ser clave para explicar y encontrar soluciones al problema similar que actualmente padecen las abejas, pues se han recabado datos interesantes que permiten conocer sus conductas a lo largo del tiempo.

Las abejas casi se extinguieron con los dinosaurios
“Si se pudiera contar toda su historia, tal vez la gente se preocuparía más por la protección de las abejas”, dice Sandra Rehan, una de las autoras del estudio. Un claro y bonito ejemplo de lo mucho que puede aportar la ciencia mirando atrás para la preservación de especies en el futuro.