Abejas robot para polinizar las flores
Las abejas desaparecen. Y ésta no es una extinción cualquiera. La desaparición de un ser vivo es una mala noticia para el medio ambiente, pero en el caso de las abejas es mucho más, es un grave problema, ya que muchas flores dependen de estos insectos para llevar a cabo su polinización. En otras palabras, muchas plantas dependen de las abejas para su supervivencia.

Ya hay países que están tomando medidas sobre el asunto. La Unión Europea ha prohibido los pesticidas que afectan a las abejas, desorientándolas de tal modo que no son capaces de volver a la colmena. ¿Qué más se puede hacer? Un equipo de científicos de las Universidades de Harvard y Northeastern creen que se podría polinizar las flores con abejas robot.

Aunque un dispositivo artificial nunca será lo mismo que un ser vivo, los citados científicos creen que, al menos, se podría suplir el gran trabajo polinizador que realizan estos insectos. Por ello, están diseñando un enjambre de abejas robot, casi podríamos decir que son pequeños drones, para polinizar las flores.

El proyecto, según cuentan los propios científicos, comenzó a tomar forma en 2009, cuando se percataron del importante papel desempeñado por las abejas y los problemas que iba a causar su paulatina desaparición. Entonces se preguntaron si se podrían diseñar abejas mecánicas que pudieran replicar el trabajo de las verdaderas (¿abejas replicantes?).

Imitar una colmena

Abejas robot para polinizar las flores
La idea no era sólo imitar el comportamiento de cada ejemplar, el viaje a la flor y la dispersión del polen, sino las interacciones que se producen entre la colmena, entre miles de abejas entre sí. De momento, han creado las primeras abejas robot. El siguiente paso es conseguir que miles de ellas cooperen como si fuese una colmena de verdad.

Es el proyecto Micro Air Vehicles, que tiene como objetivo desarrollar la robótica en miniatura. Para ello, diseña sensores inteligentes y algoritmos de procesamiento capaces de crear máquinas independientes.

Aunque su función principal sería polinizar las flores, las abejas robot se podrían usar también para localizar personas atrapadas tras un desastre o para explorar lugares peligrosos o inaccesibles para el ser humano.