Abierto el plazo para ser Capital Verde Europea en 2014
Entre 2010 y 2013, han recibido el galardón de Capital Verde Europea cuatro ciudades: Estocolmo, Hamburgo, Vitoria-Gasteiz y Nantes. Este premio reconoce los méritos de las ciudades que consiguen combinar una vida urbana con el respeto por el medio ambiente y sirven de ejemplo para otras ciudades. Europa quiere que sus ciudades sean lugares más atractivos y saludables, más abiertos a la vida y a la naturaleza.

El Comisario de Medios Ambiente Potocnik de la Uniṕn Europea ha declarado que el premio Capital Verde Europea es un poderoso incentivo para convencer a las autoridades locales de que un desarrollo urbano sostenible es la clave del futuro. Los responsables políticos de las ciudades que quieran ganar el galardón deberán demostrar que invertir en la protección del medio ambiente puede combinarse con el crecimiento económico y la mejora del bienestar.

Pueden ser candidatas al premio Capital Verde Europea 2014 todas las ciudades europeas de más de doscientos mil habitantes, tanto de los Estados miembro de la UE, como de los países candidatos (Turquía, la Antigua República Yugoslava de Macedonia, Croacia, Montenegro e Islandia) y de los países del Espacio Económico Europeo (Islandia, Noruega y Liechtenstein). Si en un país no hay ninguna ciudad de más de 200 000 habitantes, puede aspirar al galardón la ciudad con más población.

Los tres objetivos principales del premio son los siguientes:

1. Recompensar a las ciudades que tengan un historial acreditado de consecución de ambiciosos objetivos ambientales.

2. Animar a las ciudades a que se comprometan a realizar grandes mejoras ambientales en el futuro para lograr un desarrollo sostenible.

3. Ofrecer un ejemplo que inspire a otras ciudades y promover las mejores prácticas y experiencias en todas las demás ciudades europeas.

Las candidaturas se evaluarán según doce indicadores: contribución local a la lucha contra el cambio climático, transportes, espacios verdes urbanos, ruido, producción y gestión de residuos, naturaleza y biodiversidad, aire, consumo de agua, tratamiento de aguas residuales, ecoinnovación y empleo duradero, gestión ambiental por los poderes locales y eficiencia energética.