Plantas y aceites esenciales para alejar a los mosquitos
Luchar contra los mosquitos sin tener que desenvainar el sable es posible si recurrimos a las inofensivas a la par que eficaces armas que nos brinda la naturaleza. Afortunadamente, existen soluciones inocuas para la salud que consiguen hacerles desistir en su pertinaz intento de hacernos la vida imposible y, en el peor de los casos, incluso de transmitirnos un sinfín de enfermedades.

Diluir unas gotas de aceites esenciales en aceites vegetales o en otro disolvente orgánico, como por ejemplo el alcohol o etanol, es una solución natural para prevenir y también para tratar las picaduras de mosquitos. A su vez, tenemos la interesante alternativa de las plantas para ayudar a ahuyentarlos.

Los aceites esenciales más adecuados para este uso son la citronela, con propiedades repelentes y antiinflamatorias de la piel,y la hierba limón, calmante en caso de picaduras y reduce las inflamación (aplicar locamente diluido en aceite vegetal), así como el Geranio limón, utilizando siempre sólo aceites de procedencia biológica.

Plantas repelentes

Lógicamente, puesto que los aceites esenciales se obtienen de plantas, su simple cultivo en un jardín o en un balcón resulta eficaz para alejar a los mosquitos al mismo tiempo que decoramos nuestro hogar y lo aromatizamos. Sin embargo, el efecto será menor que el de los aceites esenciales, que no son sino concentrados procedentes de las mismas plantas.

Plantas y aceites esenciales para alejar a los mosquitos
Entre otras, algunas de las plantas más interesantes son el geranio limón (Pelargonium Crispum), la citronela (Citratus nardus), la hierba limón (Cymbopogon Citratus), la albahaca (Ocimum basillicum), el jazmín (Jasminum.), la magnolia (Magnoliopsida), la menta gatera (Nepeta cateria) o la vanilla leaf (Achlys triphylla).

Combinar plantas y aceites de forma inteligente proporcionará una solución redonda. Sea como fuere, lo cierto es que si sabemos utilizar el poder de la naturaleza, no necesitaremos insecticidas químicos, ambientalmente contaminantes y peligrosos para la salud.