Actividades para disfrutar de la naturaleza en familia
Disfrutar del aire libre puede significar un sinfín de cosas. Nuestras experiencias dependerán de las actividades que practiquemos, de la compañía y, cómo no, del tipo de entorno, sin olvidar algo tan importante como el significado mismo que ese contacto con la naturaleza tenga para cada uno de nosotros. Aunque también es cierto que, por mucho que deseemos salir a su encuentro, a veces nos faltan los planes. ¿Cómo remediarlo? En este post daremos algunas ideas para poder vivirla pasando buenos momentos en familia.

A menudo, uno se encuentra a sí mismo en soledad, pero igualmente podemos hacerlo cuando compartimos buenos momentos con seres queridos. En efecto, respirar el aire puro y sentirnos libres, más relajados rodeados de verde, igualmente nos inyecta grandes dosis de bienestar y felicidad en compañía de padres, hijos, hermanos o amigos de la familia.

A no ser que tengamos un globo aerostático esperándonos para despegar o una canoa india para deslizarnos sobre las aguas cristalinas de un lago o río, deberemos aprender a pasar el tiempo en plena naturaleza. Algo que, por otra parte, no es nada difícil si vamos adquiriendo costumbres o poniendo en práctica distintos planes.

Todo un espectáculo

La idea general es intentar encontrar una serie de actividades que gusten a unos y a otros o, en términos ideales, a todo el mundo. Además, tener varias actividades pensadas nos permitirá practicarlas cuando sea posible o más oportuno.

Por ejemplo, si nos gustan los pájaros o las ardillas, entre otros tipos de animales, estaremos atentos a la presencia de los pájaros (sus trinos, su aspecto) o de cualquier otro animal que queramos observar pertrechados con prismáticos, siempre sin exponernos a peligros ni atentar contra ellos. Mientras ello sucede, deberemos aprender a pasar el tiempo de cualquier modo: observando las especies vegetales, insectos, leyendo, escuchando música con auriculares para no molestarlos, montando un picnic (no hogueras) o, por qué no, jugando a cualquier juego de mesa tipo ajedrez, damas o demás.

Actividades para disfrutar de la naturaleza en familia
También resulta entretenido recoger conchas marinas en la playa o piedras de río con interesantes formas, por ejemplo, con las que luego podemos hacer trabajos manuales en casa o allí mismo. Y, cómo no, hacer castillos de arena o un barquito con una cáscara de nuez u otro material natural y lanzarlo a navegar en un río tranquilo donde podamos entretenernos viendo cómo avanza.

Aprender a tirar piedras en el río haciendo que den saltos, deslizándose gráciles antes de hundirse, es una habilidad que siempre resulta entretenida practicar y observar. Sin olvidar, qué duda cabe, las caminatas, los baños o los recorridos en bicicleta.

Si lo nuestro es acampar, cuidado con las zonas alejadas, no controladas al fin y al cabo, donde hay probabilidades de sufrir atracos o ataques de animales salvajes. En todo caso, no tiene precio contemplar el cielo por la noche. Ya sea en silencio o en animada conversación, hacerlo nos permitirá mirar las estrellas y, si nos animamos, incluso reconocer las constelaciones o esperar hasta ver alguna estrella fugaz.