Activistas  chinos piden que las mascotas que pagan su billete de autobús tengan derecho a su propio asiento
Las asociaciones chinas pro derechos de los animales The Taiwan Rescue Animals y Animal Protection Association of Republic of China (APA) han iniciado una curiosa campaña en la que piden que las mascotas que pagan un billete de autobús para poder viajar con sus dueños tengan también derecho a ocupar un asiento.

La campaña se ha iniciado como una respuesta a las voces que dicen todo lo contrario, es decir, a las críticas que ha suscitado el hecho de que los animales puedan subir al autobús con sus dueños, algo que muchos consideran excesivo, aunque los animales han de viajar siempre debajo del asiento de su dueño pese a pagar su billete.

La campaña incluye la celebración de actos de protesta, como el que se produjo ayer en la estación de Kuo Kuang en Taichung, la tercera ciudad más grande de China, situada en la costa oeste de la isla de Taiwán. Durante el acto se pidió que la compañía Kuo Kuang Buses hace algo ilógico cuando por un lado cobra honorarios de viajeros a los animales pero luego no les da los mismos derechos o servicios que a los demás pasajeros.

Un negocio injusto

Su petición es doble: evitar que se les cobre un billete a los animales por subir al autobús o, si se hace, que puedan disfrutar de su asiento, pues lo han pagado. Según Tang Chi-hua, portavoz de los activistas, las empresas de transporte están haciendo un negocio injusto aprovechando que hay personas que han de viajar con sus mascotas.

Por ahora, la única respuesta oficial de la compañía ha sido la del jefe de la estación, Liu Chiao Huang, cuyas declaraciones no permiten ser optimistas, sino todo lo contrario. Como era de esperar, remite a los reglamentos que establecen las políticas y las tarifas. Es decir, son lentejas.