Activistas luchan por el uso de la bicicleta en México
Un grupo de activistas de la Ciudad de México trata de recuperar y reivindicar el uso de la bicicleta en la enorme capital mexicana. Sus acciones son muy visibles. Pintan enormes iconos en la calzada pidiendo un espacio para el medio de transporte menos contaminante. El grupo se llama Make Your City Collective (Haz de tu ciudad un colectivo, en traducción libre). Denuncian que el Gobierno local no está cumpliendo su promesa: la construcción de trescientos kilómetros de carril-bici para finales de 2012.

Quizá este grupo sea el más activo, el más llamativo, pero no es el único que pide una política que favorezca el transporte en bicicleta en México D. F., una de las ciudades más pobladas del mundo, por donde circulan cada día millones de vehículos que contribuyen a que la contaminación llegue a niveles insoportables.

Esta guerrilla urbana por el uso de la bicicleta realiza sus pintadas en lugares estratégicos: un gran icono de carril-bici está frente el congreso, para que sus señorías no se olviden de las promesas. Unas ochenta organizaciones civiles de todo México están pidiendo al Gobierno que asigne el 5% del presupuesto para el transporte, tanto de las administraciones locales como de la federal, para desarrollar el transporte no motorizado.

Mientras los políticos se deciden a enfrentarse a uno de los grandes problemas de la capital y otras ciudades mexicanas, Make Your City Collective seguirá pintando llamativos avisos en las calzadas y colocando carteles en las farolas y otro mobiliario urbano.

De momento, de los trescientos kilómetros de carril-bici prometidos, se han habilitado menos de siete. Algunos estudios aseguran que pasar un día en la capital del país norteamericano equivale a fumar cuarenta cigarrillos. Circulan cerca de cinco millones de coches. Aunque cuenta con un servicio de bici pública, Ecobici, desde febero de 2010, no es un servicio muy usado, ya que circular en bicicleta por el D. F. supone arriesgar la vida. Quizá esas pintadas, aunque no sean oficiales, consigan que los conductores tomen conciencia y respeten a los ciclistas.