¿Acudirá algún presidente a la Cumbre de Río+20?
Una vez más, los principales gobernantes de los países dejan claras sus prioridades. Importa la economía de las grandes empresas y seguir las directrices de los grandes inversores. El medio ambiente se relega a un segundo plano. El futuro del planeta no importa cuando está en riesgo un sistema económico, por otra parte, injusto e insolidario. Caduco. Huele a rancio.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro británico, David Cameron, han anunciado que no asistirán a la cumbre organizada por la ONU sobre el desarrollo sostenible, Río+20, que se celebrará en Brasil. Lo han confirmado los embajadores de ambos países en Brasilia, capital de Brasil.

El objetivo de la cumbre es conseguir el compromiso de los líderes mundiales para el desarrollo de una nueva economía que respete el planeta. En resumen, que tenga en cuenta las limitaciones de los recursos naturales, que tenga en cuenta que el planeta tiene un límite. Pero esos líderes ni siquiera se dignan en acudir.

Merkel había sido invitada personalmente a la cumbre por la presidenta brasileña, Dilma Rousseff. Sin embargo, la canciller informó a Rousseff por teléfono de que Alemania estará representada en la cumbre por los ministros de Medio Ambiente, Norbert Rottgen, y de Desarrollo, Dirk Niebel.

Cameron tampoco asistirá a la cumbre de Río de Janeiro. Representará al Reino Unido el viceprimer ministro, Nick Clegg. En el caso de Cameron, incluso se llegó a adecuar la fecha de la Cumbre para que pudiera asistir, ya que se cambió para que no coincidiera en el calendario con el Jubileo de la reina Isabel II.

El presidente estadounidense, Barack Obama, aún no ha confirmado si asistirá, aunque algunos analistas y las ONG dan por segura su ausencia, ya que estará en plena campaña electoral.

Sí acudirá el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, representando a Europa. También está prevista la presencia del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy. El domingo por la noche, Rousseff invitó a la cumbre al nuevo presidente de Francia, François Hollande.

Hasta el momento, la ONU ha indicado que espera unos cien gobernantes y jefes de Estado y unos 50.000 participantes, entre movimientos sociales y empresarios.

¿Qué esperanza de éxito puede tener una cumbre con tantas ausencias?