Acuicultura más sostenible
La actividad acuícola (cultivo de especies acuáticas, tanto vegetales como animales) en España ha evolucionado en los últimos años hacia prácticas y procesos más sostenibles. Es una de las conclusiones del informe Valoración de la sostenibilidad en España, elaborado por la Fundación OESA.

El estudio analiza la sostenibilidad ambiental, económica y socioterritorial de la acuicultura española desde el punto de vista empresarial y de su gobernanza a nivel nacional. El informe pone de manifiesto que la coyuntura socioeconómica afecta al sector acuícola, dificultando la puesta en marcha de nuevas iniciativas empresariales y, también, el desarrollo de políticas y actuaciones enfocadas a la mejora de la calidad del empleo, la producción sostenible, la utilización de energías alternativas y la lucha contra el cambio climático.

A pesar de las dificultades, el sector avanza hacia la implementación de herramientas orientadas a mejorar la sostenibilidad. Las empresas españolas destacan por su contribución al desarrollo local de zonas rurales costeras.

En términos económicos, la valoración del informe también es positiva. En todo caso, los esfuerzos deben centrarse en la diversificación de especies y productos y en la reducción del endeudamiento de las empresas.

En relación con la parte ambiental de la acuicultura, el estudio reconoce las acciones puestas en marcha hasta el momento y recomienda que las mejoras se orienten hacia la optimización de los índices de conversión de los piensos, a un mayor uso de las energías renovables y a profundizar en la implementación de las auditorías energéticas y el cálculo de la huella de carbono de los procesos y productos acuícolas.

La apuesta por la sostenibilidad no tiene un punto final. Se debe reforzar y renovar la apuesta por una actividad que sea cada día más respetuosa con el entorno e incida en la creación de riqueza, bienestar y empleo en las zonas en las que se ubica.