Adoptar un río
Algunos ríos se encuentran en unas condiciones tan lamentables que más vale que alguien los adopte y cuide de ellos. Es una idea de la Fundación Biodiversidad, que hace un llamamiento a la participación ciudadana para el cuidado de los ríos.

Este proyecto va a permitir que tres tramos de ríos madrileños estén mejor cuidados. La Asociación Territorios Vivos desarrollará el proyecto mediante la aportación de voluntarios y los acuerdos con algunos propietarios. La iniciativa cuenta con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España y actúa en parte en la red Natura 2000.

Los tramos donde se desarrollarán son el río Guadarrama, agua abajo de la localidad de Collado Villalba, el arroyo de Tejada y el arroyo de Valdeurraca, afluentes ambos del Manzanares, que discurren por el término municipal de Colmenar Viejo.

Según Amaya Sánchez, voluntaria de Territorios Vivos y que forma parte del equipo de coordinación de este programa, éste es parte del Proyecto Ríos que lleva a cabo la asociación, que trata de implicar a los ciudadanos en la conservación de los ríos.

La mecánica es la siguiente: un grupo de trabajo que conoce un tramo fluvial y ha actuado en él, lo “adopta”, lo hace suyo y, de este modo, se involucra más. Es algo similar a la custodia del territorio, pero aplicada a los ríos. En la custodia fluvial, los cursos de los ríos son de dominio público, aunque también se incluyen las márgenes, que sí pueden ser, en parte, privadas, o bien pertenecer a algún municipio.

En los tramos de los ríos del proyecto se harán actividades como la creación de un grupo de trabajo sobre ecosistemas fluviales, jornada de puertas abiertas sobre custodia fluvial, talleres en colegios sobre estos ecosistemas, y actuaciones de limpieza, conservación y restauración fluvial.

El objetivo, más allá de la propia restauración del río, es impulsar la participación social. La implicación de los voluntarios es esencial para que sea un éxito.