Adornos navideños reciclados fáciles de hacer
Las vísperas de la Navidad son días propicios para vivir el hermoso espíritu de estas fechas decorando la casa con objetos que, por qué no, podemos hacer nosotros mismos de un modo sencillo, divertido y con resultados espectaculares.

El elemento menos pensado puede servir, transformarse casi al momento en un objeto decorativo inesperado, con sabor a Navidad y a respeto ambiental. En efecto, reciclar para decorar es apostar por un mundo más sostenible, al tiempo que nos ahorramos un dinerito y compartimos buenos momentos con nuestra familia o amigos haciendo manualidades originales y, en muchas ocasiones, también únicas.

Reciclaje creativo

¿Pero, por dónde empezar? Casi por cualquier sitio, porque simplemente así es el reciclaje creativo, inspiración improvisada, ideas locas propias o ajenas, que permiten sacar partido a retales, cartones, papel de revista, periódico, regalo, botones, piedrecitas, ramas, hojas secas, palomitas de maíz y un sinfín de pequeños objetos que suelen acabar en el cubo de la basura.

Adornos navideños reciclados fáciles de hacer
Empecemos por lo más fácil, por ejemplo, haciendo estrellas de distintos tamaños e incluso formas, con el material que tengamos a mano, como fieltro, cartón, papel de colores, cartulina…

Una vez tengamos el número deseado, unámoslas con un cordel y simplemente colguémoslo donde nos parezca mejor, como si fuesen espumillones, ya sea pegadas a la pared o a modo de guirnaldas que van de pared a pared. También quedan preciosas en vertical, incluso para hacer una preciosa cortina de puerta.

Las estrellas sueltas serán adornos perfectos para el árbol, sustituyendo o complementando las típicas bolas de Navidad. O, por ejemplo, sería genial pegarlas en el cristal de la ventana.

Una caja de cartón rectangular de tamaño mediano nos permite hacer fácilmente un poblado navideño. La parte delantera será la de las casas, mientras la trasera dará profundidad al conjunto con el perfil de unos abetos o, si lo preferimos, unas montañas.

Si la caja es cuadrada la distancia será excesiva, si bien podemos hacer el ajuste necesario nosotros mismos, pues bastaría con acortarla. Además, para darle más calor navideño, podemos recortar con cúter las ventanas una iluminación en la parte central dará un mágico resplandor al conjunto y hará que la luz se cuele por ellas.

Adornos navideños reciclados fáciles de hacer
Si no queremos complicarnos nada de nada, nos encantará hacer un adorno navideño para el árbol con unas simples ramitas. Además, si rociamos la madera con aceite esencial obtendremos un original ambientador para el coche, si bien en este caso se recomienda no utilizar pegamentos, barnices ni pinturas para que la madera absorba al máximo y los olores no se mezclen ni resulten tóxicos.

Como puede verse en la anterior imagen, las bolas del árbol son fáciles de customizar. Bastará con forrarlas con retales o con pegarles trocitos de papel recortado en forma de círculo o de gotita, por ejemplo. Una vez se haya secado, separemos levemente las hojitas y lograremos un lindo efecto esponjoso.

Aprovecha los viejos adornos

Combinar adornos convencionales con materiales reciclados es otra opción interesante, que nos permite jugar logrando mezclas impactantes, como el curioso árbol hecho con tubos de cartón y bolas, un bello contraste entre el cartón desnudo y el brillo de los adornos. Todo un ejemplo de lo que puede hacerse sólo con dos elementos bien combinados, sin necesidad de tener habilidades especiales.

Por último, demos rienda suelta a nuestra creatividad haciendo guirnaldas con cartulinas rectangulares con las puntas redondeadas o cortadas con tijeras de bordes dentados, decoradas a nuestro gusto, ya sea haciendo collage o, por ejemplo, forrándolas con retales.

Adornos navideños reciclados fáciles de hacer
Démosles forma de paquete de regalo, de bola de navidad, de estrella o simplemente decorándolas en rojo, dorado, verde y blanco, los típicos colores de la Navidad. En algunas de ellas sería genial pegar fotos o fotocopias de nuestros seres queridos sonrientes.