Aerogeneradores con turbinas de eje vertical
Cuando pensamos en energía eólica, nos vienen a la cabeza los molinos de viento tradicionales, esos que mueven sus aspas mediante un eje horizontal. Pero no son los únicos: las turbinas eólicas de eje vertical son una alternativa menos conocida que tienen sus grandes ventajas. Podríamos decir que tiene una forma similar a una batidora o al diseño helicoidal del ADN, pero su forma es perfecta para aprovechar al máximo la energía del viento en los tejados de casas, edificios públicos o zonas industriales. Ya son muchas las empresas que han preparado innovadores modelos para cubrir parte de las necesidades energéticas de sus usuarios.

Los defensores de los aerogeneradores de eje vertical señalan diversas ventajas de estos modelos:

– No requieren grandes inversiones porque sus dimensiones pueden ser reducidas. Tampoco necesitan de una torre potente o instalaciones complejas como los de eje horizontal. Su mantenimiento es sencillo, y se pueden colocar en cualquier lugar, tanto en suelo firme como en un tejado de una vivienda.

– Aprovechan mejor la dirección de los vientos, no importa si son turbulentos o de baja altura, tampoco afecta las irregularidades del terreno, que incrementan la velocidad del viento. La turbina vertical aprovecha el mínimo flujo de aire para obtener energía limpia.

– Funcionan de manera silenciosa, algo fundamental para que puedan ubicarse en lugares habitados, tanto urbanos como rurales. Tienen la ventaja de que se ponen en marcha con pequeñas velocidades del viento, a la vez que son más resistentes a las ventoleras intensas.

– Su impacto ambiental es mucho menor, ya que las aves pueden evitarlos con más facilidad y no es imprescindible que estén en espacios naturales para aprovechar la energía eólica.

– Su alineación vertical recibe al viento desde cualquier dirección, por lo que no requieren ningún sistema de alineamiento del aerogenerador, lo que reduce significativamente su coste. Esta virtud también es muy útil en lugares donde el viento cambia de forma rápida, como puede ser en medio del mar.