Agrowaste, aprovechar los residuos de los cultivos
El Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (CEBAS-CSIC) lidera un proyecto europeo para dar valor a los residuos que generan las empresas agroalimentarias mediante el uso de tecnologías limpias. El proyecto se llama Agrowaste y nace con el objetivo de aprovechar los restos vegetales.

El proyecto cuenta con un presupuesto de 1,7 millones de euros y ha recibido ayudas del programa europeo Life+. Se desarrollará íntegramente en la Región de Murcia durante los próximos tres años. Según los investigadores que desarrollan el proyecto, el objetivo final es alcanzar un nivel de residuos cero.

La industria agroalimentaria produce cada año millones de toneladas de desechos. Se debe encontrar un método que permita reducir el impacto ambiental que provocan todos esos residuos en el medio ambiente. Por otra parte, esto mejoraría la competitividad de las empresas, pues se podría sacar un beneficio económico de esos desechos.

Agrowaste es un proyecto europeo que pretende aportar un valor añadido a los residuos y subproductos orgánicos, tales como pieles, huesos, cáscaras, lodos de depuración, etc., que se generan en las empresas de productos que cultivan y gestionan frutas y hortalizas. Todo ello, a través del uso de tecnologías limpias.

Si se ha elegido la región española de Murcia es por su larga tradición en el sector de los transformados de frutas y vegetales (conservas, zumos…), así como el potencial que tiene para llevar a cabo acciones de valorización, desarrollando productos a partir de la gran cantidad de residuos agroalimentarios que se generan.

La idea es que las empresas puedan disponer, antes de 2014, de una información extensa y detallada sobre las diferentes posibilidades tecnológicas que tienen para obtener la mayor rentabilidad de sus residuos, incluyendo estudios económicos y de viabilidad en consonancia con la política medioambiental de la Unión Europea.

La primera fase consiste en la creación de una base de datos con todos los residuos y subproductos orgánicos que se crean en el proceso de transformación de vegetales, que incluirá la mayor cantidad de información para una caracterización tanto cualitativa como cuantitativa.

De acuerdo con los estudios con los que trabajan los investigadores, el cardo (penca, hoja y corazón), la alcachofa (brácteas y tallos) y la naranja para zumo (piel, cortezas y semillas), con un porcentaje que oscila entre el 60% y el 65% de restos del total de materia prima procesada, son los que más residuos generan. Entre los que menos cantidades producen se encuentran los brotes de ajo (partes blancas), con un 17%, el tomate (piel, pepita y podridos), con un 15%, y las espinacas (hojas secas), con tan solo un 13%.

Otros datos que se tienen en cuenta son el volumen de agua residual y la cantidad de lodos de depuradora que generan estos productos durante su elaboración.

Aunque Agrowaste está dirigido inicialmente a los productos vegetales transformados, en el futuro se podrá ampliar a otros tipos de residuos.