Aguas limpias en las playas europeas
El sector turístico europeo sigue siendo competitivo. Lo que es bueno para el medio ambiente, casi siempre (¿o siempre?) es bueno para la economía. Sobre todo, para los de países cuyo PIB depende en gran medida del sector, como ocurre en los mediterráneos, España, Grecia, Italia…

Según el último informe anual sobre las aguas de baño de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) y la Comisión Europea, en el que se describe la calidad del agua en más de 22.000 zonas de baño en playas, ríos y lagos de toda Europa durante el año pasado, el 92,1% de esta aguas cumple con las normas mínimas de calidad del agua establecidas por la Directiva relativa al respecto.

Entre esas zonas de baño, se encuentra, por ejemplo, el lago Serpentine, en Londres, en el que se celebrarán varias competiciones olímpicas, como el maratón de natación en aguas abiertas y la prueba de natación del triatlón.

El Comisario de Medio Ambiente, Janez Potočnik, ha declarado sentirse muy contento al comprobar que la calidad de las aguas de baño en Europa sigue siendo, por lo general, elevada. Además, ha mejorado respecto al año pasado.

La profesora Jacqueline McGlade, Directora Ejecutiva de la Agencia Europea de Medio Ambiente, ha dicho que la calidad del agua en las playas y otras zonas de baño es una de las preocupaciones medioambientales más importantes de los ciudadanos europeos. Ha añadido que en varios países existe todavía un problema de contaminación procedente de la agricultura y el alcantarillado, por lo que es necesario seguir tomando medidas para garantizar agua limpia y potable.

Según el informe, el 77,1% de las zonas tenía una calidad excelente, lo que representa una mejora de 3,5 puntos porcentuales respecto a los datos del año anterior. La calidad del 93,1 % de las aguas de baño costeras fue clasificada como suficiente (ajustada a los valores obligatorios menos estrictos), un aumento del 1% respecto al año anterior.

Obtuvieron excelentes informes las zonas de baño de Chipre, Croacia, Malta y Grecia: más del 90% de las zonas de baño de estos países cumple los valores guía más estrictos. En el extremo opuesto se encuentran los Países Bajos, Bulgaria, Letonia, Luxemburgo y Bélgica, con porcentajes relativamente bajos de lugares que cumplen los valores guía estrictos, en especial, en las aguas interiores.