Ahorrar combustible con una conducción ecológica
Si ahorramos combustible conduciendo estamos gastando menos dinero, pero además estamos haciendo menos daño al medio ambiente. La mayor parte de las emisiones contaminantes vienen de los humos expulsados por la combustión de los coches. Nosotros podemos contribuir a reducir esos gases con una conducción más eficiente y por lo tanto más ecológica.

Muchos países ya tienen programas de conducción ecológica para ayudar a los consumidores a ahorrar dinero y combustible. Las principales recomendaciones son: moderar los acelerones, evitar frenazos bruscos, no aumentar las revoluciones del motor, cambiar el estilo de conducción según el terreno y mantener la distancia de seguridad en carretera.

Por ejemplo, puedes circular en cuarta marcha a partir de 45 kilómetros por hora en vez de hacerlo en tercera, eso tan simple ahorra un 10% de carburante. Al arrancar el coche no pises el acelerador, mejor pisar el embrague, recuerda que la primera velocidad se debe utilizar sólo para mover el coche, luego hay que cambiar rápidamente a la segunda.

Comprueba antes de hacer un trayecto largo la presión de los neumáticos. No abuses del aire acondicionado, ya que consume bastante carburante. Periódicamente haz una limpieza del aceite y del filtro de aire. Circula siempre que puedas con las ventanillas cerradas.