Ahorrar energía en internet
Internet es una red global interconectada que funciona ininterrumpidamente. En otras palabras, un gasto de energía que no se detiene jamás. Las páginas web y las redes sociales tienen que estar disponibles las 24 horas del día, todos los días del año. Los servidores no se pueden apagar. Es necesario, en aras de una mayor sostenibilidad, reducir ese consumo energético.

Científicos suizos han creado un método para ello. El objetivo es evitar el derroche energético en el sector de internet. Con ello, se ahorrará dinero y se ayudará al medio ambiente. En Suiza, internet supone, en la actualidad, el 8% de la energía utilizada cada año. Se ha calculado que, en condiciones como las actuales, podría aumentar un 20% en los próximos años.

Mucha de esa energía se pierde porque los servidores no se usan de modo eficiente, gastando una electricidad que podría ser ahorrada o usada para otros fines. Por un encargo del grupo financiero Credit Suisse, científicos del Embedded Systems Laboratory (ESL) de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, han desarrollado un sistema de ahorro energético que permite reducir el consumo entre un 30 y un 50%.

La herramienta se llama Sistema de Monitoreo y Administración de Energía (Power Monitor System and Management, en inglés) y permite realizar un seguimiento y análisis del consumo energético de un centro de datos. Además, permite distribuir la carga de trabajo entre varios servidores.

El sistema se compone de una caja electrónica con varios sensores que pueden ser conectados a los cables de alimentación, lo que permite medir en tiempo real el consumo y el rendimiento de los equipos. Con estos datos, la herramienta gestiona la carga de trabajo de todos los ordenadores del centro de datos, entregando la posibilidad de aliviar la carga de uno y traspasarla a otro, ahorrando energía.

La idea es concentrar la carga de trabajo de los servidores. Dos servidores funcionando a un 40% de su capacidad gastan más energía que uno solo trabajando al 80%. Se trata, pues, de pasar la carga de trabajo al mínimo de servidores posible. Así de fácil.