Ahorrar respetando el medio ambiente
Hoy en día ahorrar es muy difícil, pero ahorrar respetando el medio ambiente puede resultar mucho más complicado para las personas, ya que no son conscientes de las acciones corrientes que pueden generar contaminación o ser perjudiciales para el medio ambiente y para eso os vamos a dar una serie de consejos.

1. Antes de comprar un producto piensa si realmente lo necesitas. Cualquier consumo innecesarios es en su esencia antiecológico

2. Antes de tirar cualquier cosa a la basura, piensa si se puede reutilizar, reciclar, reparar o si puede resultar útil para otra persona.

3. Utiliza pilas recargables. La energía que producen las pilas es más de 600 veces más cara que la de la red. Conecta los aparatos a la corriente eléctrica siempre que sea posible.

4. Evita utilizar latas de bebida, pues cuesta más el envase que su contenido y a penas se recuperan. La energía necesaria para producir y transportar una lata, equivale a la mitad del bote lleno de petróleo.

5. Utiliza bombillas de bajo consumo. Aunque son más caras que las normales, duran hasta 8 veces más y consumen una quinta parte de energía menos para dar la misma cantidad de luz, por lo que ya estás ahorrando dinero.

6. Prescinde de los electrodomésticos innecesarios como cepillos de dientes eléctricos, abrelatas y cuchillos eléctricos. Ten en cuenta los criterios de ahorro energético al comprar nuevos electrodomésticos.

7. La gran mayoría de los productos de limpieza que se anuncian no sólo son innecesarios, sino también muy nocivos para el medio ambiente. Casi toda la casa puede quedar perfectamente limpia con jabón, bicarbonato, vinagre y limón.

8. Los ambientadores no eliminan los malos olores, sino que desprenden otros con mayor intensidad que nos impiden detectar los que queríamos ocultar. Para ello es preferible utilizar incienso y aromas naturales.

9. Hay que evitar usar productos agresivos: limpia hornos, lejía…que impiden que se produzcan los procesos biológicos de depuración del agua. Nunca tires productos tóxicos, pintura o aceite de cocinar al desagüe.

10. Tapa siempre las cazuelas para no despilfarrar calor. La olla exprés es la mejor opción ya que ahorra tiempo y energía. Si no dispones de ella, siempre puedes utilizar cazuelas de hierro, acero inoxidable o barro antes que las de aluminio.

11. Guarda los alimentos en la fiambrera o en tarros de cristal en lugar de envolverlos o taparlos con película de plástico o aluminio.

Sabemos que son muchos consejos de golpe, pero con ir cumpliéndolos poco a poco, notaremos como nuestro planeta mejora y nuestro bolsillo también se ve beneficiado.
Ahorrar respetando el medio ambiente