Al Gore se hace vegano
El mediático Al Gore vuelve a dar titulares de impacto. Su conversión al veganismo no ha sorprendido por haber sido vice-presidente durante la administración Clinton, ni siquiera por tratarse de todo un Premio Nobel de la Paz, sino más bien por su calidad de gurú climático.

Como es sabido, dejar de comer carne es una recomendación de expertos para evitar que el planeta se eche a perder a consecuencia del cambio climático, por lo que era lógico que siempre tan apocalíptico Al Gore empezara a predicar también con el ejemplo.

Al margen de posibles razones electoralistas, en su día apoyó en etanol para rectificar después. Terminó defendiendo los agrocombustibles de segunda y tercera generación, entre otros motivos, por no competir con la comida, es decir, por proceder de residuos agrícolas, hierba o madera.

Crisis mundial

De hecho, si algo ha motivado su decisión ha sido el activismo climático que lo caracteriza. A sus 65 años ha decidido pasarse a una dieta basada en vegetales, tras renunciar a la carne de forma paulatina en los últimos años, al igual que ya lo hiciera en 2011 Bill Clinton, aunque en este caso la salud fue el principal motivo.

Al Gore se hace vegano
Al todavía no ha hecho declaraciones sobre su decisión, y lo más probable es que no tarde en sacarle punta al tema. En 2009 ya comenzó a comer menos carne por estar concienciado acerca de la destrucción ambiental que provocaba la agricultura industrial.

El creciente consumo de carne en todo el mundo está vinculado a esta crisis mundial, y no sólo por el dióxido de carbono que emiten sino por el agua que se consume en el proceso.

Es decir, pretendía contrarrestar un mundo cada vez más carnívoro con su pequeña aportación, a la postre no tan pequeña por la repercusión de todo aquello que dice o hace. Una pena que entre sus razones no se incluya la empatía animal, aunque aún lo desconocemos…