Alimentar a 5.000 personas con comida tirada a la basura
Es la idea Tristram Stuart, un activista empeñado en que todo el mundo sepa la cantidad de comida en buen estado que se tira a la basura. Hace unas semanas, en España se emitió en el programa Salvados un reportaje sobre el mismo asunto. Este tipo de iniciativas muestran que hay comida para todos, pero hay que lograr que el reparto sea equitativo y, sobre todo, no permitir que se desperdicie comida en buen estado.

Lo mismo que ocurre en un país, en una ciudad, en un barrio, ocurre en el mundo. Los países ricos tiran comida a la basura, mientras en los pobres hay gente que muere literalmente de hambre. Es la mayor injusticia de este mundo. Nadie debería morir de hambre porque hay recursos suficientes para todos. Al menos, de momento.

Pero volvamos a Tristram Stuart, un historiador inglés autor del libro Despilfarro: el escándalo global de la comida. Además de escribir este libro, predica con el ejemplo. En diciembre de 2009 organizó, en la famosa plaza londinense de Trafalgar Square un evento llamado Feeding the 5000 (alimentando a 5.000) en el que se alimentó gratuitamente a 5.000 personas con platos preparados con curry, batidos y comida fresca que se iba a tirar a la basura.

Beneficia al medio ambiente porque reduce la presión sobre los recursos

Desde entonces, Stuart ha organizado otros eventos similares. Además de combatir la terrible injusticia de desperdiciar comida, aprovechar y repartir la comida es una forma de reducir la presión sobre los recursos naturales y, en general, sobre el medio ambiente. El pasado noviembre, en el Día de Acción de Gracias, en Estados Unidos, se alimentó a más de 5.200 personas necesitadas.

Tristram Stuart trabaja con algunas ONG, así como gobiernos y empresas privadas para concienciar a los ciudadanos y desarrollar campañas de alimentación gratuita con comida desechada. Según el autor, Estados Unidos tiene más del doble de comida en las estanterías de sus comercios y en los restaurantes que la que hace falta para alimentar a todo el país. En otras palabras, se produce comida que no va a ser consumida. No es sostenible. Pero, sobre todo, es injusto e inhumano.