Alquilar un gatito
Hay personas que confunden tener una mascota con disfrutar de un juguete. Cualquier tipo de mascota, desde un gran perro hasta una pequeña tortuga, es una responsabilidad y hay que cuidarla. Bien es cierto que el animal también da al dueño alegría, compañía y otros beneficios. Pero no es raro que algunas personas, después de algún tiempo, de la emoción inicial, se cansen de los sacrificios que supone cuidar a un animal. ¿Qué hacer entonces con esa mascota?

La empresa Rent a Cat ofrece la posibilidad, como su nombre indica, de alquilar un gato. De este modo, podremos estar seguros de que realmente queremos tener esa mascota y que no es un capricho pasajero. Un gato es una de las mascotas favoritas del ser humano desde el principio de la civilización. No son ruidosos, no precisan de un cuidado intensivo, no hay que sacarlos a la calle, como a los perros. Son, para muchos, adorables… sobre todo, al principio.

Pero los gatos crecen. Y ya no son tan monos. Y se ponen en celo. Y se pueden pasar maullando toda la noche. Y es entonces cuando su dueño se replantea seguir aguantando las incomodidades que representa convivir con un animal.

Rent a Cat puede ser la solución a estos problemas. Se puede disfrutar de un gatito con el que jugar, al que se puede cuidar y que sorprenderá a su dueño una y otra vez… por un tiempo. Por una cuota de entrada y una pequeña mensualidad, que depende de la raza elegida, se consigue este servicio. La clave del servicio está en que, cada seis meses, se puede cambiar al animal por otro de la misma raza o, si se prefiere, de otra distinta. Así, no hay por qué sufrir las incomodidades de una mascota adulta.

El servicio promete la entrega de un gatito sano, destetado, desparasitado, vacunado y, además, una caja de arena nueva. Incluso cabe la posibilidad, por algo más de dinero, de que envíen cada mes al domicilio todo lo necesario para la mascota: comida, juguetes, arena…

Por supuesto, si el usuario se encariña con el gato, no tiene que devolverlo. Se sigue pagando la cuota y asunto arreglado. Además, si una temporada, por ejemplo, en vacaciones, el dueño no se puede ocupar del gatito, Rent a Cat lo recoge el tiempo que sea necesario.

Un servicio realmente cómodo para disfrutar de una mascota. Sin embargo, pierde algo de gracia.