Alto nivel de contaminación en Madrid
El sol pega con fuerza en julio. Esto, unido a una gran estabilidad atmosférica y a la contaminación que genera el tráfico, ha disparado en la capital de España los niveles de ozono troposférico, superando el denominado umbral de información a la población en, al menos, cuatro municipios y la Casa de Campo.

Es la primera vez este año que se supera el umbral de información a la población por ozono, establecido en 180 microgramos de gas por metro cúbico de aire de media durante una hora. En 2009 no se produjo ninguna superación de este tipo. Según ha informado la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, de las 23 estaciones de medición de este contaminante distribuidas por la región, han superado el umbral de información las de Algete, Alcobendas, Majadahonda y Guadalix de la Sierra. Hace unos meses se trasladaron las estaciones de medición situadas en el centro de la capital, así que, presumiblemente, también en la ciudad de Madrid se ha podido superar.

En Algete la superación del umbral de información se ha registrado durante dos horas, entre las cinco y las siete de la tarde, mientras que en Alcobendas, Majadahonda y Guadalix dicho umbral se ha superado una hora, entre las siete y las ocho de la tarde. En todos los casos la media horaria ha estado situada entre los 181 y los 183 microgramos de ozono troposférico. En la Casa de Campo, donde hay una de las 23 estaciones de medición del Ayuntamiento de Madrid, se ha superado el umbral de información a la población durante una hora, entre las ocho y las nueve de la tarde, con una media de 186 microgramos.

Las administraciones públicas deben informar a la población cuando alguna de las estaciones medidoras superen los 180 mg/m3. Quizá la huelga de metro, que hace que muchos madrileños se decidan a coger el coche, haya aportado su granito de arena a este problema medioambiental. La superación se ha producido a la hora en que muchos trabajadores vuelven a sus casas.

Los grupos que pueden resultar más afectados son los niños, los ancianos, las personas con problemas respiratorios y las personas que realizan actividades físicas al aire libre.