Ambientadores caseros: la opción natural para aromatizar

Todos sabemos lo agradable que resulta llegar a casa y ser recibidos por un aroma limpio y delicioso. Tanto en los hogares como en los coches u oficinas, es posible que el olor a tabaco y a comida nos haga necesitar un buen ambientador. Sin embargo, para ello no es necesario llenar nuestra casa de tóxicos ni contribuir a agrandar el agujero de la capa de ozono con químicos y aerosoles. Tampoco tenemos que plantearnos un desembolso adicional para conseguir ese olor agradable. Es muy sencillo elaborar ambientadores ecológicos a partir de elementos naturales que tenemos en casa o podemos adquirir fácilmente.

Ambientadores caseros: la opción natural para aromatizar

Los aromatizantes o perfumadores que venden en los comercios están asociados generalmente con olores naturales, como limón o lavanda, pero esto no suele ser cierto, pues en realidad nos están impregnando el ambiente de tóxicos y químicos perjudiciales para nuestra salud y la de nuestras mascotas. Utilizar los ambientadores artificiales nos hace estar inhalando sustancias tóxicas permanentemente. Son especialmente perjudiciales para personas asmáticas, alérgicas, niños o mujeres embarazadas…

Hay muchas opciones para fabricar un ambientador casero. Se trata de una solución barata y personalizada. Ponte manos a la obra y diviértete creando perfumadores de todas clases y aromas. Elige los que más te gusten: canela, lavanda, limón, frutas, fragancias naturales… y usa uno u otro según las ocasiones especiales que vayas a celebrar. Quizá para una cena romántica, te apetece más ambientar con rosas y para una comida con tus padres, te decides por la canela. ¡No hay límites a la imaginación!

Con spray

Una manera sencilla y rápida de dar a la casa un aroma limpio y natural son es mediante el uso de pulverizadores, como esos que tenemos para humedecer el cabello. Para esta opción, sólo tienes que elegir el elemento del que quieras dar aroma, mezclarlo con agua y verterlo dentro del recipiente pulverizador. Podrás después rociar con él las habitaciones, alfombras, cojines o sábanas, obteniendo un aroma fresco y agradable.

Ambientadores caseros: la opción natural para aromatizar

Te recomendamos la solución con hierbabuena o menta, un olor de la naturaleza perfecto para el verano, porque además, ahuyentará a los mosquitos y demás insectos.

También es muy agradable el ambientador con spray a base de cítricos, sólo tendrás que hervir unos minutos la cáscara de un limón o una naranja y dejar enfriar.

Otra cosa que puedes hacer es agregar al agua fría un poquito de suavizante del que usas para el lavado de la ropa. Conseguirás una mezcla perfecta para los textiles.

Igualmente, puedes añadir al agua unas gotas del aceite esencial que más te guste, creando tu propia aromaterapia. Opcionalmente, es posible añadir un poco de alcohol de 96 grados. Los aceites esenciales los tienes en muy diferentes olores. Algunos ejemplos son jazmín, hinojo, mandarina roja, manzanilla, orégano, alcanfor, coco, melisa o pomelo dulce.

Ambientadores caseros: la opción natural para aromatizar

La simpleza de lo natural

Hay elementos que van a absorber los malos olores dando como resultado una fragancia natural. Prueba las hojas de hierbabuena dentro de saquitos o bolsas de algodón que puedes distribuir por la casa y distribuir dentro de los armarios. Otras opciones son los clavos o la canela en rama.
Además, si eres fan de los aromas campestres en casa, prueba con plantas como romero, lilas, ramitas de pino o cedro, o cualquier otra planta aromática.

Ambientadores caseros: la opción natural para aromatizar

También los granos de café en un bol con algo de agua son ideales para eliminar el olor a tabaco. Una opción que no falla, perfecta para la cocina es el clavo, especia aromática por excelencia. Sólo tienes que coger una naranja pequeña y clavar en ella varios clavos ¡Verás qué bien huele y cómo se neutraliza los olores malos!

Ambientadores caseros: la opción natural para aromatizar

Velas aromáticas

Si te gusta el ambiente íntimo y místico que proporcionan las velas, confecciona tú mismo velas caseras con las esencias que más te gusten. Únicamente necesitas cera natural, algún aceite oloroso (o algo para crear tu propia esencia, como el limón) y una mecha para velas o similar que te permita encenderla. Se hace al baño maría y, una vez derretida, casi líquida, y mezclada con el aceite elegido, la metemos en un molde para dejarla secar. ¡Con un kilo de cera podemos hacer muchísimas combinaciones de diferentes aromas! Para pasar una tarde entretenida y garantizarse meses de buenos olores.

Ambientadores caseros: la opción natural para aromatizar

Ambientadores en tarro

Para este tipo de ambientador, necesitarás unos tarros de cristal de esos que no sabemos cómo usar una vez acabados, como los de mermelada. Intenta que su tapa sea metálica o de plástico y haz unos agujeros sobre la misma con una taladradora. Una vez hecho, sólo tienes que rellenar el tarro de los aromas que más te gusten.

Ambientadores caseros: la opción natural para aromatizar

Elige elementos naturales, combinando especias (como la pimienta, el clavo o canela), frutas (como limón o naranja), plantas o árboles (romero o pino) y esencias en aceite (como la vainilla). Hiérvelo todo en una olla con agua y a continuación vierte la mezcla en el tarro con su tapa agujereada. Durante unos días, perfumará maravillosamente la estancia de la casa en la que lo ubiques.

Para el coche

No es agradable coger el coche y que éste huela a gasolina, a tabaco o a cerrado, pero tampoco tenemos por qué respirar continuamente químicos durante los viajes. Los saquitos de algodón mencionados anteriormente con elementos aromáticos en su interior son muy efectivos. Coloca 5 ó 6 por el automóvil para preservar su fragancia con clavos, romero o canela.

Ambientadores caseros: la opción natural para aromatizar

Además, puedes fabricar tú mismo uno de esos aromatizantes que se cuelgan sobre el espejo. Sólo recorta tu forma preferida en un cartón (el escudo de tu equipo de fútbol, una flor o una estrella), y recúbrelo con una tela bonita. Encima de esta tela, añadiremos el aceite esencial que más nos guste (unas gotas, no demasiadas) y haremos un agujero en la parte superior sobre el que colocar el hilo que lo hará atarse al espejo y quedar colgante. El aroma puede durar hasta un mes.

Con estos sencillos trucos, tu hogar, oficina o automóvil tendrá siempre un olor natural y fresco y, además, estaremos garantizando un buen cuidado al medio ambiente y un ambiente idóneo y libre de químicos para nuestra salud.