Amenazado el único arrefice de Baja California Sur
La empresa española Hansa Urbana está amenazando el único arrecife de Baja California Sur, situado en Cabo Pulmo, en el Mar de Cortés (México), Parque Nacional protegido por su diversidad biológica. Se pretende construir el megacomplejo turístico de Cabo Cortés, previsto en el municipio de Los Cabos. El proyecto ocupará, de llevarse a cabo, una extensión de casi cuatro hectáreas, además de construirse un puerto con 490 amarres, dos campos de golf y unas instalaciones con capacidad para 30.000 habitaciones y 5.000 viviendas para los trabajadores, es decir, que se convertiría en un nuevo Cancún. El enclave linda con Cabo Pulmo, un Parque Marino Nacional que, en 2008, fue incluido en la lista del Convenio RAMSAR para la protección de humedales de importancia internacional. Ese mismo año, la empresa Hansa Urbana obtuvo la autorización por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) de México para iniciar la construcción de Cabo Cortés.

Sin embargo, dos años después de interponer varios recursos legales, organizaciones como el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) y Defensa Ambiental del Noroeste (DAN) lograron que la Semarnat cambiara su postura y reconociera que la autorización no debió otorgarse y que tiene que ser modificada la Manifestación de Impacto Ambiental del proyecto.

Exequiel Ezcurra, director del Instituto para México y Estados Unidos de la Universidad de California ha señalado que, a pesar del anuncio de la Semarnat, la opinión de muchos colegas científicos y conservacionistas es que el proyecto de Cabo Cortés no se debe realizar, porque los argumentos para su construcción han sido equivocados y en muchos casos se omitieron datos técnicos que, de no contemplarse, ponen en serio riesgo la vida del arrecife de Cabo Pulmo y la salud ecológica de toda la región.

Existe, además, una opinión técnica de la Dirección General de Política Ambiental e Integración Regional y Sectorial de la Semarnat, que ha señalado la inviabilidad legal del proyecto dado que contraviene tanto el Plan de Ordenamiento Ecológico de Los Cabos como programas sectoriales y legislación. Para denunciar el riesgo que corre Cabo Pulmo, Greenpeace ha presentado el informe “Cabo Cortés, destruyendo el paraíso”, en el que se detallan los antecedentes de Hansa, antecedentes como investigaciones por irregularidades en otros proyectos ubicados en España.

En España, Hansa Urbana tiene el proyecto Novo Carthago, que se prevé construir en Cartagena (Murcia) y que acumula una serie de investigaciones por irregularidades en su proceso de aprobación, especialmente en lo que se refiere a la tramitación urbanística y el proceso de recalificación de los terrenos. La Fiscalía de Murcia lo ha investigado después de conocer que el campo de golf va a construirse en un paraje protegido por la Unión Europea como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario (LIC). Por otro lado, en mayo de 2010 Rafael Gálea, director general de Hansa Urbana, fue llamado a declarar por un juez en calidad de imputado, ya que existen “indicios racionales” de participación en delitos contra la Hacienda Pública y falsificación de documentos. La cuantía de las multas por tales delitos superaría los seis millones de euros.