Los Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP), son las sustancias que no se degradan fácilmente en el medio ambiente y se acumulan en los seres vivos. Aparecen lejos de sus lugares de producción o uso por el aire y el agua, y sus riesgos para la salud, especialmente en mujeres y niños, y en el medio ambiente tienen alcance mundial. Es pr ello que, la Conferencia de las Partes del Convenio de Estocolmo, ha elaborado una lista de estos productos a fin de eliminarlos restringirlos en su uso.
El primer Convenio, firmado en 2001, había compuesto la lista de 12 COP. La llamada “docena sucia” estaba compuesta por los siguientes productos: dioxinas, furanos, PCB, hexaclorobenceno, y los plaguicidas -DDT, aldrina, clordano, dieldrina, endrina, heptacloro, mirex y toxafeno. Pero, tras la última reunión llevada a cabo en Dakar, la lista se ha extendido y abarca cinco sustancias más: pentabromdifenileter y hexabromobifenilo (retardantes de llama), clordecona lindano (plaguicida) y perfluorooctosulfonatos PFOS (surfactante y antiadherente).