Los Angeles Times no publicará cartas de los negacionistas del cambio climático
¿Cómo se puede luchar de manera efectiva contra los que niegan que el cambio climático se está produciendo o contra los que niegan que es culpa del ser humano, sobre todo, por la quema de combustibles fósiles? La forma más ortodoxa es razonar, ofrecer datos científicos, pruebas, estadísticas…

Sin embargo, no parece que siempre funcione. El poder de las petroleras y otras grandes empresas que ganan muchísimo dinero contribuyendo al cambio climático es enorme y difícil de contrarrestar con argumentos científicos. Una vez más, se impone el poder del dinero: compran a políticos y a periodistas y los negacionistas siguen teniendo importancia en la opinión pública.

Ante este panorama, el periódico Los Ángeles Times ha tomado una decisión un tanto polémica: no publicar las cartas que mandan los que niegan el cambio climático. Si no se contribuye a su difusión es como si no existieran. ¿Censura por una buena causa? ¿No se censuran videojuegos por violentos o desnudos por una cuestión ético-religiosa? ¿Se publicaría una carta que defendiera lo que hizo Hitler?

Algunas de estas cartas, no sólo se limitan a negar la existencia del calentamiento global, sino que van más allá y aseguran que el cambio climático es un engaño, una mentira de los liberales para restringir la libertad personal (y la libertad de empresa, quizá cabría añadir).

Rigor científico

Los Angeles Times no publicará cartas de los negacionistas del cambio climático
La argumentación del periódico para defender esta política tiene una cierta lógica: cuestiones como el cambio climático deben ser tratadas por expertos, esto es, científicos con títulos superiores que realizan investigaciones sobre la materia y pasan por un proceso de rigurosa revisión de sus trabajos por parte de otros colegas.

Los científicos han aportado pruebas de que la actividad humana está vinculada con el cambio climático. Así, desde un punto de vista científico, no publicar cartas de los negacionistas no es censura, sino evitar que se publiquen noticias falsas. ¿Qué os perecería que un medio empezara a publicar cartas defendiendo que la Tierra es cuadrada? No sería un periódico creíble, ¿verdad?