Y el animal más feo del mundo es…
Feo entre los más feos. El Psychrolutes marcidus, un pez que habita en las profundidades de aguas australianas, ha sido elegido como el Animal más Feo del Mundo por la Sociedad para la Preservación de los Animales Feos (Ugly Animal Preservation Society).

Simon Watt, biólogo y presidente vitalicio, ha dado a conocer el animal ganador en el Festival de Ciencia británico que ha tenido lugar esta semana en Newcastle, Reino Unido. Todo un acontecimiento, sin duda, aunque sólo sea por lo insólito del evento.

Conocido como pez borrón o pez gota, este pez era el favorito de la competición, finalmente muy reñida entre las once nominaciones. A las puertas del triunfo quedaron animales difíciles de mirar como el kakopo, un loro no volador de Nueva Zelanda, el axoloti (salamandra que regenera sus miembros), la rana gigante del Titicaca (Telmatobius culeus) y el mono narigudo.

Los feos necesitan más ayuda

Su extraña estampa, de aspecto gelatinoso (tipo blandiblú) dará mucho juego a la asociación, que convertirá a esta criatura marina en su mascota o dibujo representativo. Es decir, convertirse en el feo oficial de la organización le reportará beneficios a esta especie, o eso se espera, al menos.

Más allá de la simple anécdota, se pretende difundir su necesidad de apoyo para evitar su extinción. Y no sólo sobre él, sino acerca del resto de especies poco agraciadas que no cuentan con ayudas, frente a otras privilegiadas de atractivo aspecto, como los amenazados osos panda o, por ejemplo, los grandes felinos.

Y el animal más feo del mundo es…
Según recuerda la asociación, con 200 especies extinguidas cada día, “los animales feos necesitan más ayuda porque no tienen las facilidades de las supermodelos”. A partir de ahora, el pez borrón estará en primera línea, como pueda estarlo el logo de la WWF (un oso panda), recordándonos que los animales feos también tienen derecho a la vida o, lo que es lo mismo, a una intervención conservacionista.