Animales que desaparecerán para siempre
Aunque estamos al tanto de los animales más populares que se encuentran en peligro de extinción, hay otros muchos que desaparecen de la faz de la tierra, es decir, que se extinguen por completo.

Osos panda, rinocerontes, tigres, elefantes… La lista de animales en grave peligro de extinción es muy larga, pero a diario dejan de existir 150 especies de media, lo que supone la tremenda cifra de 54.000 especies anuales que dejan de existir para siempre, la inmensa mayoría desconocidas para el gran público.

La Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) (conocida como el Libro Rojo) es el inventario más completo del estado de conservación de especies de animales y plantas. En ella, los animales amenazados están clasificados en distintas categorías en función de la gravedad de los casos, desde las categorías de extinto hasta las de menor gravedad, llamadas de preocupación menor, pasando por otras intermedias, como las de vulnerabilidad o peligro crítico de extinción.

Todas son, en fin, categorías que evalúan el riesgo de extinción de especies y subespecies en función de una serie de criterios que facilitan luego el diseño y la aplicación de programas de conservación desde distintas instancias como la gubernamental o la institucional procedente de organizaciones conservacionistas.

Especies en la cuerda floja

Si no se actúa con rapidez y eficacia, multitud de especies desaparecerán sin remedio. Un ejemplo no demasiado conocido es el del gato montés, cuya distribución en el mundo es amplia (Europa, Oriente Medio, África y Asia) pero su población se encuentra diezmada hasta el extremo.

Sin embargo, la UICN considera la especie como una preocupación menor, por lo que los expertos están intentando que se modifique cuanto antes su clasificación, pasando a considerar su estado crítico. En concreto, los gatos salvajes escoceses de esta especie podrían extinguirse en tan sólo unos meses.

Los rinocerontes de Java también están en las últimas. No en vano, la subespecie sólo cuenta con 29 ejemplares y, lógicamente, los intentos por salvarla son completamente desesperados, si bien los científicos confían en poder aumentar su población.

Un par de casos contrarios han sido los del bacalao, que experimenta una gran eclosión poblacional o el de primates como los langures negros de nariz chata, también llamados monos de pelo dorado de Yunnan, en el Tíbet.

Animales que desaparecerán para siempre
La fiabilidad de la ciencia para declarar desaparecida una especie no es total. Con relativa frecuencia se conocen casos de animales extintos que vuelven a encontrarse y, por ende, el hallazgo supone la evidencia del error, como ocurrió con una especie de sapo enano dado por desaparecido hacía casi un siglo y medio.

Por lo tanto, la desaparición total ha de estar siempre en cuarentena, pues algunas especies resucitan y al tiempo renacen las esperanzas de poder preservarlas mediante cuidados intensivos y programas de reproducción.

La deforestación o pérdida de hábitat por diferentes causas, así como la caza, el tráfico de animales, la sobrepesca, las especies invasoras, el cambio climático o las enfermedades son algunas de las principales amenazas para la extinción de especies.