Antonio Banderas pide interesarse por lo que ocurra en Río+20
Es difícil que la ciudadanía se conciencie de los problemas medioambientales si los medios de comunicación más leídos y vistos no hablan del asunto. Como muestra, un botón: el periódico El País, el más leído de España (sin contar los deportivos), en sus 224 hojas del domingo 20 de mayo de 2012, no hace ni una sola mención a la cumbre de Río+20.

Para compensar esta falta de promoción y de información, algunas celebridades se muestran muy activas en las causas ecológicas. Es el caso del actor español Antonio Banderas, que ha invitado a que todo el mundo se interese por la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20), que se celebrará en Brasil del 20 al 22 de junio.

Antonio Banderas quiere que todo el mundo conozca la Cumbre de Río+20, quizá porque, si la gente pone su mirada allí durante esos días, los políticos actuarán con mayor responsabilidad.

En un vídeo que ha grabado Banderas para el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), del que el artista es embajador voluntario, ha dicho:

Les invito a seguir la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible Río+20. Es una oportunidad sin precedentes para definir el futuro que queremos.

Con la intención de promover la participación ciudadana en esta reunión mundial, el actor explica la importancia de un acontecimiento con el que la ONU quiere marcar el camino hacia un mundo más seguro, equitativo, ecológico y próspero para todos sus habitantes.

“Cuando se habla de desarrollo sostenible se habla de las personas, de crear empleos y mejorar sus medios de subsistencia respetando el medio ambiente, explica el actor. Entre los objetivos del desarrollo sostenible figura generar “un esfuerzo común en la lucha contra la pobreza y fomentar la prevención y la recuperación tras los conflictos, el aumento de poder de las mujeres y la construcción de instituciones de gobierno responsables”.

En la Conferencia Río+20 participarán más de 120 jefes de Estado y Gobierno y allí se debatirá cómo lograr un desarrollo sostenible para los 7.000 millones de habitantes del planeta, que, en unas décadas, serán 9.000 millones.