Apagón contra el cambio climático
Las islas Chatham, en el Pacífico neozelandés, fueron las primeras en iniciar el apagón planetario para concienciar al mundo, al menos durante una hora, de la necesidad de luchar contra el cambio climático. Los 600 habitantes de las remotas Chatham, que marcan el inicio del ciclo horario, apagaron sus generadores de diesel para participar en la “Hora del Planeta”, la iniciativa que impulsa el Foro Mundial para la Naturaleza (WWF).

La Hora del Planeta es una plataforma global para que millones de personas expresen su preocupación por los efectos devastadores del cambio climático.

Cuando los últimos participantes, los habitantes de las Islas Samoa en el Pacífico, se queden a oscuras, habrán pasado 26 horas, en las que se ensombrecerán 4.000 ciudades de 121 países, incluidos monumentos tan emblemáticos como la Torre Eiffel, la Ciudad Prohibida o el Empire State Building.

Sydney fue la primera gran ciudad en sumarse a la iniciativa ecológica, al apagar las luces del famoso Puente del Puerto y la Casa de la Ópera entre las 20.30 y las 21.30 horas locales, la franja horaria elegida para el apagón mundial. Australia apagó la iluminación de otros lugares emblemáticos, rascacielos, museos, sedes de alcaldías, además miles de familias que cortaron la luz en casa o se unieron a los actos organizados al aire libre.