Árboles con propiedades contra la malaria
Algunas plantas del este de África poseen cualidades para el tratamiento de enfermedades como la malaria. Estas plantas han sido utilizadas en la región durante cientos de años. Pero en una reciente investigación, investigadores han descubierto que estas cualidades naturales o, al menos, su potencial para convertirse en un tratamiento generalizado de la malaria podría perderse para siempre.

El estudio ha sido llevado a cabo por investigadores del Centro Mundial de Agroforestación (ICRAF) y del Instituto de Investigación Médica de Kenya (KEMRI). Se han analizado en detalle 22 árboles, arbustos y plantas que podrían ayudar en la lucha contra la malaria. Los curanderos tradicionales identifican, por su parte, más de mil especies de plantas que podrían ser eficaces en la prevención o el tratamiento de síntomas de la malaria.

Según los investigadores, muchas especies de árboles en África oriental se encuentran en alto riesgo de extinción debido a la deforestación y la sobreexplotación con fines medicinales. Los científicos han identificado las especies de árboles en riesgo, incluidos algunos que tienen propiedades contra la malaria. Piden un mayor control de la deforestación en la región. Además, han transmitido su preocupación a herbolarios y comunidades locales.

El ICRAF, por su parte, lleva a cabo una importante labor de recuperación de estos árboles y arbustos mediante la recogida de muestras de las especies con propiedades contra la malaria y el crecimiento de estos árboles en los viveros de plantas en su sede de Nairobi. Este banco de árboles y arbustos incluye unas doscientas especies, de las que, al menos treinta, se sabe que tienen propiedades contra la malaria.

Los investigadores tomaron muestras de árboles y plantas en Kenia, Uganda y Tanzania, donde se reunieron con cerca de 180 herbolarios y cien pacientes de malaria en treinta comunidades diferentes. Según el doctor Geoffrey Rukunga, uno de los científicos que ha participado en el estudio, queda mucho por descubrir y pide más inversión y más investigación sobre el poder de estas plantas para combatir la malaria y otras enfermedades.

De hecho, uno de los fármacos más utilizados tradicionalmente para tratar la malaria, la quinina, proviene de la corteza del árbol cinchona, que crece en América del Sur, mientras que, en la actualidad, el tratamiento más eficaz para la malaria también proviene de una planta, el arbusto Artemisia annua, también conocido como ajenjo dulce o ajenjo chino.