Árboles que iluminan las calles
La iluminación de las calles es una parte clave del mobiliario urbano, que ayuda tanto en cuestiones de seguridad pública como perjudica, ya sea por la tan molesta contaminación lumínica o, por ejemplo, a consecuencia del terrible gasto energético que supone el alumbrado convencional.

Buscar nuevas fórmulas que sustituyan a las tradicionales farolas para transitar por calzadas y carreteras o para poder vivir la noche, sin más, es todo un desafío para la nanotecnología, que busca prescindir de la electricidad o, al menos, generarla de forma sostenible. En este caso, unos científicos taiwaneses han descubierto que colocar nanopartículas de oro dentro de las hojas de los árboles consigue un resplandor rojizo luminoso.

El descubrimiento hace soñar con la jubilación de las farolas, sustituidas entonces por frondosos árboles que permitirían acabar de una sola vez con varios problemas asociados a estas, como la polución lumínica, la falta de masa arbórea en las urbes o el ahorro en emisiones de gases de efecto invernadero.

Mejorar la tecnología LED

Como ocurre con tantos hallazgos, este se produjo por casualidad, cuando se buscaba crear una iluminación similar a la tecnología LED, pero sin el uso de elementos tóxicos y caros como el polvo de fósforo. Fue a Yen-Hsun Wu a quien se le encendió la lucecita cuando iba tras de una alternativa al polvo de fósforo, concluyendo la investigación con esta implantación de las nanopartículas de oro en hojas de las plantas.

Árboles que iluminan las calles
Para lograr la emisión rojiza se tuvo que inducir la clorofila en las hojas, es decir, básicamente se logró que la clorofila resplandeciese, explican estos modernos alquimistas, que trabajaron con plantas Bacopa caroliniana. Por último, si se admiten sugerencias, no estaría mal seguir haciendo experimentos para conseguir un colorcito un poquito más neutro.