Arena que potabiliza agua
Investigadores de la Universidad de Rice parecen ilusionistas en vez de científicos. Pretenden hacer magia. Están desarrollando una nanotecnología que permitirá crear una superarena, una arena que tenga propiedades que sirvan para purificar agua. Muchos países pobres y en vías de desarrollo pueden verse beneficiados con este invento, países en los que más de mil millones de personas no pueden acceder a agua potable.

Usar arena para filtrar agua potable no es algo nuevo. Pero el tamaño de los granos de arena repercute en su eficiencia para eliminar los contaminantes del agua. La nueva técnica que están desarrollando los investigadores de la Universidad Rice es usar óxido de grafito, un producto que se usa para elaborar las minas que llevan los lápices. El material resultante es mucho más eficiente en la eliminación de contaminantes que la arena por sí sola .

La idea consiste en que estas nanopartículas de óxido de grafito se pueden adaptar tanto para tener un comportamiento hidrófobo (en decir, que repele el agua) como hidrófilo (que atrae el agua). De este modo, la filtración de la arena se hace de una manera más barata y más eficaz. Se cubren los granos de arena con este material que elimina el mercurio y las moléculas colorantes del agua.

En las pruebas realizadas para analizar el nivel de mercurio tras la filtración, la arena corriente se saturaba después de diez minutos, mientras que la arena creada por el equipo de Rice absorbía el metal contaminante durante más de cincuenta minutos. Este alto nivel de filtración es parecido a algunos dispositivos de carbón activo en los modernos sistemas de filtración que se encuentran a la venta en los países desarrollados, pero a un precio imposible para países pobres.

Además de limpiar de mercurio el agua, el agua tratada con esta superarena también se limpia de colorante Rodamina B. Al menos, con tanta eficiencia como los filtros de carbón activo.

Los investigadores está buscando una manera de aumentar la eficiencia del filtrado y de combinar el óxido de grafito con otros materiales para limpiar de otros contaminantes como el arsénico, el tricloroetileno u otros.