Arquitecto que usa papel y cartón para aliviar a los damnificados por desastres
Shigeru Ban es un arquitecto japonés nacido en Tokio en 1957. En 1985 fundó su propio estudio de arquitectura en dicha ciudad. A pesar de estudiar fuera de Japón y crecer en una casa de estilo occidental, se le considera el mayor exponente actual de la arquitectura japonesa tradicional. El interés por él surgió primero en Estados Unidos. Nadie es profeta en su tierra.

La obra de este genio de la Arquitectura se caracteriza por el uso de materiales no convencionales, como papel o plástico. Quiere evitar la sofisticación. Además, siempre está dispuesto a colaborar cuando se producen catástrofes naturales. Tras el tsunami que asoló Japón en 2011, este arquitecto ayudó a acondicionar instalaciones deportivas y gimnasios que sirvieran como refugio. Fue un programa llamado Paper Partition System.

El objetivo del proyecto era proporcionar una cierta intimidad a los afectados por el terremoto y el tsunami, dentro de las precarias condiciones en las que tenían que vivir. Así, con tubos de cartón, madera contrachapada, cuerdas y cortinas blancas, se creó un sistema modular que permitía un montaje y desmontaje rápidos, y con el que se creaban pequeñas habitaciones dentro del gran espacio de los centros deportivos donde se acogió a las familias. El sistema, además, permitía crear esas “habitaciones” de diferentes dimensiones según el tamaño de cada familia.

Se crearon con este sistema unas 1.800 espacios para familias en los cincuenta albergues provisionales que se habilitaron para los evacuados por el desastre. Una solución rentable y que aprovechaba materiales fácilmente disponibles y reciclables.

En 1995, un terremoto de Kōbe dejó a muchas personas sin casa durante varios meses. También en este caso, Ban contribuyó a aliviar la situación de una forma económica y rápida. Diseñó la llamada “casa de papel”. Se trata de una construcción temporal de 16 metros cuadrados. Se podían construir fácilmente. Los cimientos eran cajas de cerveza llenas de arena. Las paredes estaban compuestas por tubos de papel, el techo era abatible y se podía separar en verano para permitir la ventilación. Los tubos de papel se impermeabilizaron y se pegaron con cinta de doble cara. Y, por supuesto, los materiales eran reciclables.

Shigeru Ban ha aportado su ayuda en otros países que han sufrido desastres naturales, como Haití, Ruanda, Turquía, China, La India o Italia. La revista Time lo ha definido como uno de los personajes más importantes del mundo.