El arroz tiene arsénico
Cada vez que comas arroz, también estarás ingiriendo arsénico, un compuesto venenoso. Así lo afirma, tras una investigación, la Food and Drug Administration (FDA), organización de Estados Unidos encargada de analizar los alimentos para saber si son o no peligrosos para las personas. De las 1.300 muestras de arroz y productos derivados analizados encontraron que todos tenían, en mayor o menor medida, una cierta cantidad de arsénico. Aunque esos niveles eran bajos.

Los granos de arroz tenían un nivel de arsénico entre los 2,6 y los 7,2 microgramos. El arroz integral era el tipo que más arsénico contiene. Los productos que contienen ingredientes elaborados a partir de arroz también contienen arsénico.

La FDA asegura que, en el corto plazo, esas cantidades de arsénico no pueden causar efectos adversos inmediatos a la salud. En cuanto al largo plazo, aún no se sabe. La FDA quiere hacer una investigación sobre ello. Lo cierto es que es imposible conseguir arroz que no lleve algo de arsénico. Este elemento, aunque venenoso, es de origen natural. Como el arroz se cultiva en agua, siempre tendrá niveles de arsénico más altos que otros alimentos.

La industria busca métodos para reducir la cantidad de arsénico

La industria del arroz también ha realizado sus propios estudios sobre el nivel de arsénico y trata de encontrar una solución para reducir los niveles de arsénico en los productos que comercializa. Entre otras soluciones, se plantean diferentes formas de gestionar el agua en la que se cultiva arroz o cambiar las formas de algunos procesos posteriores a la recolección, como el enjuague.

El arroz tiene arsénico
La FDA sugiere, hasta que se consigan reducir estos niveles de arsénico, equilibrar la dieta: no comer arroz en exceso e incorporar otros alimentos para ayudar a reducir los riesgos. Como ocurre con los grandes pescados, que contienen altos niveles de mercurio, no es necesario dejar de comerlos, pero sí es conveniente no abusar de ellos.