Arte reivindicativo en favor del medio ambiente
Reivindicar un mundo más eco-amigable está de moda. Como todo lo ecológico, también el arte verde tiene un tremendo tirón mediático.

Lejos de ser un problema, la efervescencia artística teñida de verde tiene sus ventajas. Aunque el arte ecológico acaba siendo un saco en el que cabe casi cualquier cosa, muchos de los proyectos son todo un canto a un mundo mejor, más equitativo y respetuoso con el medio ambiente.

¿Oportunismo o compromiso?

Hay que reconocer que la moda implica trivialización. Es inevitable, pero también significa estar en la cresta de la ola, tener visibilidad y, en fin, representa una oportunidad para concienciar sobre los graves problemas que afronta el planeta.

Si bien no todos los artistas están igual de comprometidos, hay protectos que exigen un nivel de dedicación y un derroche de originalidad que difícilmente pueden realizarse desde un enfoque frívolo.

No, al menos, cuando surge de forma originaria. Otra cosa es que el éxito de un proyecto acabe siendo imitado y, en cierto sentido, vaciado de contenido, de fuerza y verdad.

En este post hemos seleccionado varias manifestaciones artísticas que reclaman un mundo verde, una mirada sensible como alternativa a la actual visión utilitaria.

Todos son diferentes, cada uno enfoca hacia un lado distinto y tiene su personalidad, su sello único. En eso consiste el arte, en realidad, pero comparten una misma esencia. Como dice el título de la canción del famoso cantautor francés Gilbert Bécaud, la rosa es lo importante…

Crochet para salvar el océano

Helle Jorgensen es una bióloga con mucho arte y su obra, un ejemplo de lo mucho que puede hacerse con una materia prima que muchos consideramos un desecho.

Los increíbles corales que ha tejido con sus propias manos han dado una segunda vida a miles de bolsas de plástico desechadas convertidas en material para tejer y a ovillos de lana reciclados.

Su crochet tiene sabor a mar. Pero a un mar libre de polución. Sin ir más lejos, ella predica con el ejemplo, pues las bolsas que utiliza las recoge de una playa cercana a su casa. Con su arte busca concienciar sobre la importancia de reciclar lo más cotidiano para preservar ecosistemas cercanos y también lejanos.

Arte reivindicativo en favor del medio ambiente

Arte moderno con PET reciclado

La Universidad Andrés Bello de Chile lleva años animando a sus estudiantes a apostar por la creación artística a partir de residuos. Su Escuela de Diseño, ubicada en Viña del Mar, realiza exposiciones que cumplen con su cometido.

Sus propuestas pueden reutilizar materiales muy diversos, como el cuero, los me tales o el plástico PET. Dentro de esta iniciativa destaca su coordinador, Alejandro Sarmiento, un diseñador industrial argentino que, entre otros muchos proyectos, hace originales lámparas con PET.

Sarmiento inventó una herramienta para cortar el plástico de las botellas PET con el fin de poder realizar distintos objetos con él y formó a ex reclusos para ayudarles a ganarse la vida con ella.

Arte con residuos plásticos

Harry DeLome Y Rachel Green son dos artistas georgianos muy comprometidos con el medio ambiente, maestros en el uso de trozos de plásticos que encuentran en lso ríos.

Arte reivindicativo en favor del medio ambiente
Con ellos crean paisajes inspirados en Google Maps. La exposición de sus collages bajo el título Post-Consummed está siendo todo un éxito, aunque su obra comprometida con el medio ambiente abarca mucho más que eso.

Su objetivo no es otro que hacer reflexionar sobre el terrible impacto ambiental que producen los objetos que alegremente tiramos. A su vez, persiguen que el sentido de la estética de su trabajo transmita un claro mensaje sobre lo valiosos que pueden llegar a ser si se reciclan.

Artesanía con metal reciclado

Las esculturas de Edouard Martinet hacen luz del humo. Consiguen un resultado maravilloso a partir de basura. Su colección sobre la quiere hacer llegar al público el gran valor que tiene el reciclaje.

Arte reivindicativo en favor del medio ambiente
Basta con echar un vistazo a sus creaciones para entender que lo suyo es otra dimensión. Arte puro a partir de piezas metálicas que son basura pura.

O eso creíamos, porque sus prodigiosos saltamontes, mariposas, escarabajos, gallos y peces antes fueron bicis, coches, tornillos, máquinas de escribir y otros muchos cacharros que acaban en la basura.

Animales de plástico reciclado

Las iniciativas callejeras del grupo artístico internacional Craking Art Group son de lo más coloristas. Sus gigantescos caracoles mamut, sus lemures, tortugas, pingüinos o delfines llenan el paisaje de optimismo y simpatía.

Arte reivindicativo en favor del medio ambiente
Su objetivo es crear conversación en torno a la importancia de preservar la naturaleza. Que los espacios públicos se conviertan en un lugar donde la naturaleza salga al encuentro, y no de cualquier manera. Se quiere inspirar y también animar a cuidar el planeta. Concienciación ambiental de quita y pon, con esculturas que levantan pasiones, hacen sonreír y reflexionar.

Graffiti ecológico

Pero si hay un arte callejero que ofrezca posibilidades ilimitadas para la expresión por doquier, ése es el graffiti. En particular, nos interesa el graffiti ecológico creado a partir de musgo u otras plantas.

El mensaje puede ser explícito o implícito. Es decir, transmitirse de forma directa, mediante frases o dibujos eco-reivindicativos, o simplemente mediante el uso de sus técnicas.

Arte reivindicativo en favor del medio ambiente
En este segundo caso, el medio es el mensaje, como decía el famoso lema de Marshall McLuhan. El objetivo es hacer crecer vida, dentro de un concepto cercano al de la guerrilla gardening.

No importa la creación, sino el material utilizado. Por otra parte, rizar el rizo significa convertirlos en un mensaje ecológico que convierta las paredes en un lienzo para artistas independientes que quieren gritar su verdad.