Aspas más largas para mayor potencia eólica
La eficiencia y bajo coste de las energías renovables requiere, en algunos casos, inversión en innovación tecnológica. Es precisamente lo que hace la empresa Aeroblade, una compañía española apoyada por el Gobierno vasco, que va a desarrollar un aspa de 68 metros de longitud (la de mayor longitud del mundo) que se instalará en aerogeneradores. Ya se ha cerrado un contrato con diez de los principales fabricantes de este tipo de generadores de energía eléctrica. Estas enormes palas sarán usadas, sobre todo, en parques eólicos marinos.

La pala de 68 metros se montará en aerogeneradores que tengan una potencia superior a cinco megavatios. Además de instalarse en aerogeneradores marinos, también se instalarán en los que se sitúen en zonas donde el viento sopla con menor intensidad. La altura de los generadores que lleven esta pala llegará a los 180 metros.

Más allá de los beneficios medioambientales, la fabricación del aspa supone todo un reto tecnológico en el que habrá que trabajar materiales sensibles, como los composites, principalmente para que el peso se reduzca al mínimo, así como el reto en conseguir un método que permita su transporte (Gamesa fabrica palas eólicas de longitud superior a 60 metros que se componen de dos partes que se unen en el mismo lugar en que se han instalado los aerogeneradores).

El desarrollo de este tipo de palas eólicas de muy larga longitud es algo esencial para la industria eólica, ya que necesita una palanca de fuerza suficientemente grande para mover las nuevas y más potentes turbinas eólicas. Por ejemplo, los aerogeneradores de capacidad inferior a un megavatio se podían mover con palas eólicas de 37 metros. Pero las turbinas eólicas de última generación, que ofrecen una potencia de unos 2 megavatios, ya necesitan palas de unos 45 metros. Es decir, que, a más potencia, el aspa debe ser de mayor longitud.

Los aerogeneradores con potencias entre 4 y 6 megavatios aún no se usan, ya que se encuentran en fase de pruebas, pero comenzarán a funcionar en breve y, por tanto, necesitarán palas eólicas de mayor longitud.