Aterrizajes ecológicos
Algunas compañías aéreas, como SAS o Iberia, están poniendo en marcha un nuevo sistema de aterrizaje que ahorra hasta 100 kg de combustible en cada maniobra y reduce emisiones y niveles de ruido, además de tomar dos minutos de media menos de tiempo de vuelo. El llamado aterrizaje ecológico se realiza con la ayuda de una tecnología informática avanzada y consiste en iniciar el descenso hacia tierra antes de lo normal, disminuyendo la potencia de los motores. Para poder llevar a cabo el procedimiento es necesario un detallado trabajo en equipo entre pilotos y controladores aéreos para la transmisión de datos, que debe ser extremadamente precisa. Así, se reducen las emisiones de dióxido de carbono (314 kilogramos por vuelo) y de óxido de nitrógeno (más de un kilogramo por vuelo).

El sector de los transportes es responsable de un 20% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Según datos difundidos por la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente, el sector de la aviación contribuyó al calentamiento global, en 1990, con un 3,5% de las emisiones de gases nocivos, cifra que podría alcanzar el 10% en 2050 si no se toman medidas al respecto. Además, la Comisión Europea pretende que las aerolíneas sean gravadas, al igual que los sectores industrial y energético, con impuestos por emisiones nocivas a partir de 2011.

El primer aterrizaje ecológico se produjo el 19 de enero de 2006 en un vuelo de la compañía escandinava SAS entre Lulea y Estocolmo. El proyecto comenzó con la colaboración de la compañía SAS, las autoridades suecas de aviación civil, y los fabricantes de aeronaves Boeing y Airbus, en el marco del proyecto NUP2+ de la Comisión Europea.

Se espera que, en el 2013, más de cien aeropuertos europeos utilicen este nuevo sistema de aterrizaje, reduciendo en cantidades considerables el aporte de los aviones a la degradación de la capa de ozono. La pregunta que seguro se harán los usuarios de las aerolíneas que lo practiquen es: ¿además de ahorrar combustible, repercutirá en el precio de los billetes, abaratándolos?