Aún queda mucha vida por descubrir en los océanos
El fondo de los océanos alberga miles de especies extraordinarias, muchas de ellas desconocidas por el ser humano. Conocer mejor a los animales que habitan este lugar ha sido durante décadas uno de los grandes retos científicos. Con las nuevas tecnologías y aparatos, este objetivo cada vez está más cerca. Se va a desarrollar un ambicioso proyecto internacional de investigación que ha sido presentado en Londres mediante un libro.

Se trata de El Gran Censo de la Vida Marina, un libro que recoge información recopilada en todos los océanos del mundo durante diez años y que muestra el gran impacto de la actividad del ser humano en los océanos y en sus habitantes. Para elaborar este gran inventario se llevaron a cabo 540 expediciones que estuvieron unos nueve mil días surcando los mares y miles de horas de trabajo catalogando los datos recabados en laboratorios y archivos. El resultado es un retrato sin precedentes que muestra la biodiversidad de los océanos.

Las nuevas tecnologías y la colaboración entre varios países han hecho posible el desarrollo de este proyecto. Se ha contado con un presupuesto de 650 millones de dólares (unos 475 millones de euros). Es uno de los mayores proyectos de colaboración científica llevados a cabo, en el que han participado unos 2.700 científicos procedentes de ochenta países diferentes. El libro cuenta cómo se ha elaborado la investigación, además de desvelar toda la nueva información sobre las especies marinas y sus hábitats, las rutas migratorias que siguen, cómo se distribuyen y los cambios que se están produciendo en los océanos. Esta gran base de datos contiene alrededor de 120.000 especies marinas, muchas de ellas desconocidas o, al menos, fotografiadas por primera vez.

Contabilizando las catalogadas durante estos diez años de trabajo, el número de especies formalmente descritas en los organismos científicos internacionales son algo menos de 250.000. Pero es que, según los oceanógrafos, existen más de un millón de especies viviendo en los océanos. Por tanto, aún queda mucho por hacer. El presidente del Comité de Coordinación del Censo, Ian Poiner, ha señalado que estamos en los primeros pasos de esta magna tarea.

El 10% de especies marinas que viven en Europa (sin contar los microbios) aún está por describir, un porcentaje que aumenta al 38% en África del Sur, a casi el 60% en la Antártida, al 70% en Japón, y al 80% en Australia, según los autores de este proyecto. Hay tarea para rato.
Aún queda mucha vida por descubrir en los océanos