Australia cazará y matará tiburones blancos
En Australia, los tiburones atacan a los bañistas. Es un problema, pero hay otras soluciones alternativas a la propuesta por el Gobierno del país: matar a los animales. Las autoridades australianas podrán cazar y matar a tiburones blancos que planteen una amenaza para las personas que disfrutan de las playas en la costa occidental del país. Es un nuevo plan para proteger a turistas después de que se hayan producido cinco ataques mortales en el último año.

Los tiburones blancos han sido una especie protegida en las aguas australianas desde hace más de una década, pero la última ola de ataques de estos animales en las aguas de Australia Occidental han llevado al Gobierno estatal a autorizar la caza preventiva.

Según el ministro principal del estado de Australia Occidental, Colin Barnett, no tiene dudas: hay que anteponer las vidas y la seguridad de los bañistas por delante de la vida de un tiburón. Y ha rematado: “Se trata, después de todo, de un pez, mantengamos la perspectiva”. En el estado que gobierna, se han registrado doce víctimas mortales por ataques de tiburón en el último siglo. No obstante, cinco de estas muertes se han producido en el último año.

El plan permitirá a las autoridades perseguir y matar a un tiburón si se detecta que se encuentra cerca de los bañistas. Hasta ahora, sólo se podían cazar tiburones si habían atacado a un bañista. Por otra parte, el Gobierno comprará más esquíes acuáticos, que pondrá a disposición de los socorristas, y financiará más patrullas en helicóptero para las playas.

En aguas de Australia hay más de cien especies de tiburón. La mayoría no son agresivos. El tiburón blanco, el tigre y el toro son los considerados como los más peligrosos. Suelen nadar por aguas alejadas de las playas concurridas. ¿No hay otra solución?