Australia protege a los koalas
El ministro de Medio Ambiente de Australia, Tony Burke, ha avisado que las poblaciones de koalas en los estados de Queensland, Nueva Gales del Sur y el Territorio Capital tienes serios problemas debido a la pérdida del hábitat y la expansión de las zonas urbanas, así como por la presencia mayor de automóviles y perros, y el brote de algunas enfermedades.

Los koalas son todo un símbolo para Australia y tienen un lugar especial en la comunidad. Por ello, según el ministro, a partir de ahora no se podrán desarrollar urbanísticamente áreas donde estos animales estén en situación vulnerable.

El partido de Los Verdes y los grupos ecologistas han aplaudido la iniciativa del Gobierno, aunque han criticado que se hayan excluido las poblaciones de koalas de otros estados como Victoria, en el sureste, y Australia del Sur.

Burke explicó que sus planes se basan en las recomendaciones del Comité Científico de Especies Protegidas. También quiso recalcar que, en Victoria y Australia del Sur, los koalas son tan numerosos que han comenzado a devorarse unos a los otros.

El número de koalas en estado salvaje varía, según las distintas fuentes, entre varios centenares de miles a unos cuarenta mil. Pero lo que es seguro es que su número continúa disminuyendo, principalmente, a causa del cambio climático, la seguía y la enfermedad de la clamidia, una bacteria contra la que los científicos están investigando una vacuna y que produce lesiones en los genitales y los ojos de los koalas, causándoles infertilidad y ceguera. Esta enfermedad produce una muerte lenta en los koalas.

Todavía hay muchas incógnitas sobre cómo comenzaron a contraer los koalas dicha enfermedad, pero se cree que fue introducida por una oveja que llegó con los primeros colonos europeos o que siempre estuvo presente, pero comenzó a propagarse con rapidez en los últimos doscientos años.