AutoTram, tranvía eléctrico sin cables
La movilidad urbana del futuro estará compuesta por vehículos híbridos y eléctricos, bicicletas y un transporte público más respetuoso con el medio ambiente, menos contaminante. A este respecto, el Instituto Fraunhofer de Alemania está desarrollando el AutoTram, un nuevo vehículo de transporte público urbano que resulta ser un híbrido entre autobús y tranvía.

El AutoTram es largo como un tranvía, pero con la agilidad en las maniobras que permite un autobús. Es decir, que no necesita rieles, ya que circula sobre llantas de goma. Pero, por otra parte, haría el trayecto de modo parecido a un tranvía, siguiendo las líneas blancas de la calle. Además, la fuerza para propulsarlo provendrá de batería eléctricas, un motor de hidrógeno o una combinación de ambas.

El AutoTram ya ha sido probado en un experimento. El Ministerio Federal Alemán de Educación e Investigación ha invertido en este proyecto 34,5 millones de euros, mientras que el Programa de Política Económica invirtió otros 14 millones de euros. En la investigación del proyecto se han desarrollado los diseños de vehículos, la forma de generar la energía, así como la manera de distribuirla y almacenarla, las pruebas de seguridad y la puesta en marcha de las primeras pruebas.

El vehículo contará con un dispositivo de almacenamiento de energía y condensadores de doble capa. Las baterías son de ión-litio controladas por un sistema de energía de gestión de gran eficiencia. Se trata de solucionar el problema de la autonomía: los coches se pueden aparcar para recargar las baterías, pero los autobuses y los trenes públicos deben estar circulando todo el día. Así, se está buscando una solución combinando estaciones de recarga en las paradas junto con unidades de almacenamiento dual en el propio vehículo.

La idea es aprovechar mientras la gente baja y sube del tranvía para calcular la energía necesaria para llegar a la siguiente parada y la manera de producirla. Los supercondensadores que están probando tienen un alto nivel de densidad de potencia para asegurar que la carga se almacena rápidamente.

En todo caso, se podría instalar un motor diésel para emergencias. Con el AutoTram se conseguirían ciudades más limpias sin necesidad de un tendido eléctrico. El transporte público del futuro.