Avances en la lucha contra el cambio climático
Tras la aprobación y ratificación del acuerdo climático global logrado en París a finales de 2015 y Nueva York hace apenas unos meses, respectivamente, esta semana hemos asistido a dos pasos adelante que bien pueden considerarse avances importantes.

Si no históricos, -eso el tiempo lo dirá- sí decisivos para que frenar el calentamiento global se convierta en una realidad o, al menos, poco a poco deje de ser una utopía, como lo es actualmente.

Avanzar en este sentido no es fácil, qué duda cabe, y precisamente por eso este tipo de noticias son rara avis sobre las que es necesario poner el foco. Una de ellas nos lleva a la India, mientras la otra se refiere al ámbito europeo.

Por otra parte, la Union Europea también ha avanzado gracias a una reciente decisión que busca agilizar el proceso para que la contribución de sus países miembros sea más decidida e influyente y, cómo no, también rápida. No en vano, el cambio climático no se aborda con grandes planes, sino con hechos que deben empezar a demostrarse cuanto antes.

Avances en la lucha contra el cambio climático

La India dice sí al acuerdo climático

Sobre todo, el sí de la República de la India, cuya ratificación ayer, día 2 de octubre, supuso la suma del gran polucionador mundial de emisiones que todavía no lo había hecho. Junto con China y Estados Unidos, ahora sí, la India también se ha comprometido a luchar para la reducción de emisiones de acuerdo con lo establecido en el pacto.

Avances en la lucha contra el cambio climático
Este gran reto para la India se plasma en un compromiso adquirido por el país realmente ambicioso. En concreto, la INdia se ha comprometido a que en 2030 al menos el 40 por ciento de su energía eléctrica no proceda de fuentes fósiles. O lo que es lo mismo, la enregía renovable adquirirá un protagonismo progresivo.

Si todo sale según lo previsto, en 2022 alcanzará los 175 GW. “Es uno de los objetivos de energía renovable más audaces delm undo, por lo que probablemente será uno de los principales actores en los mercados de energía solar y eólica”, dice Manish Bapna, vicepresidente ejecutivo y director general del Instituto de Recursos Mundiales.

Eso sí, no puede obviarse que todos estos retos serían imposibles sin un buen respaldo económico. Ahí está, sin duda, el principal desafío que deberá afrontar. De acuerdo con sus estimaciones, se precisarán 2,5 billones de dólares. De otro modo, todo quedará en agua de borrajas.

Habida cuenta de la difícil situación del país, no es necesario ser un lince para tener muy claro que la consecución de los objetivos, en última instancia, depende del dinero que les llegue de afuera. De uno u otro modo, mediante donaciones o descuentos en tecnlogía, tal y como apuntan, pero ahí está la clave.

avances-cambio-climatico-6
En cifras, la contribución de la India a la puesta en marcha del acuerdo climático es también clave. Tal y como se estipuló, entrará en vigor cuando al menos 55 países que contribuyen al 55 por ciento del total de las emisiones lo ratifiquen. Actualmente, gracias al sí indio un total de 61 países han decidido aceptarlo, aprobarlo o ratificarlo.

Ello significa, por un lado, que se trata de una situación dinámica, en constante cambio, que depende del avance del proceso de ratificación, así como de posibles nuevas adhesiones, como ha ocurrido con la INdia. Por lo pronto, estos países suman el 47,8 por ciento de las emisiones globales, por lo que estamos cerca de lograr el objetivo.

Avances en la lucha contra el cambio climático

La Unión Europea avanza

Con la intención de empujar el carro a la hora de lograr la aplicación del acuerdo climático que tanto costó negociar, la Unión Europea (UE) ha adoptado hace apenas unos días un procedimiento inédito para ratificarlo de forma rápida.

No es habitual hacerlo así, ya que se trata de adelantar la ratificación institucional europea sin esperar a que los procedimientos nacionales finalicen. Con ello se pretende conseguir una mayor influencia durante las primeras negociaciones, previstas el próximo mes de noviembre en Marruecos.

Es decir, no solo se busca avanzar, sino hacerlo influyendo en la medida de lo posible a la hora de determinar cuál será su aplicación. Recordemos aquí que la negociación, aprobación y ratificación no se caracterizaron, precisamente, por su concreción.

La adopción de otros acuerdos internacionales no implican una urgencia como el tema que nos ocupa, y en este sentido también esta reacción institucional es positiva. Si bien el Acuerdo de París reemplazará al Protocolo de Kioto en 2020, no hay tiempo que perder para luchar contra el cambio climático, sobre todo cuando nos viene como anillo al dedo aquella frase que nos recordaba cuán despacio van las cosas de Palacio.

Avances en la lucha contra el cambio climático
Llevándola a cabo, en definitiva, se busca “asegurar la participación de la UE en la primera reunión” del acuerdo, se explica en la declaración conjunta del encuentro en el que se decidió este proceso express.

Sin embargo, no está todo hecho. Esta excepción todavía no tiene carta de naturaleza. Habrá que esperar a que el proceso finalice, previa intervención del parlamento europeo, primero, y del Consejo de la UE, encargado éste de ratificar el acuerdo.

En definitiva, tanto la India como la UE han movido ficha, y en esta partida de ajedrez que estamos jugando contra el clima, en realidad contra nosotros mismos, son gestos importantes. Sin duda, queda mucho camino por delante. El gran desafío sigue ahí, y éste no es otro que una reducción de las emisiones suficiente para que los eventos extremos y el calentamiento global en general no nos lleven a un punto de no retorno antes de lo que imaginamos.