Aves atrapadas en las redes de pesca
Las redes de pesca atrapan a peces que no son el objetivo de la pesca, lo que puede poner en peligro a especies que ni siquiera se consumen y que pueden estar en peligro de extinción. Pero no son los únicos animales atrapados en estas redes. También las aves marinas pueden quedar atrapadas en estas redes. Se calcula que hasta 320.000 mueren por esta causa cada año.

Algunas de estas especies que quedan atrapadas en las redes de los pescadores, como los albatros y otras, de seguir así la situación, estarán acercándose a la extinción. Las flotas pesqueras raramente toman medidas para evitar que las aves persigan los cebos y queden atrapadas, medidas que, según los expertos en biodiversidad marina, son sencillas de poner en práctica.

Las medidas que pueden salvar miles de muertes no deseadas de aves marinas son relativamente fáciles de llevar a cabo. Se pueden colocar espantapájaros, como en los sembrados de tierra adentro, o se puede reducir el número de ganchos en los que se colocan los cebos. Con sólo esos gestos, algunas flotas han reducido la matanza de aves.

Aunque quizá lo primero sea informar, que se vea como un problema real. No hay datos fiables al respecto. Por ello, los científicos van a comenzar a estudiar el asunto para ofrecer datos más exactos. Así, se va a estudiar la muerte de aves en regiones como Islandia, las Islas Feroe, Noruega, algunos caladeros de Asia y en el mar Mediterráneo.

Las primeras estimaciones dan unas cifras de entre 160.000 y 320.000 aves marinas muertas por esta causa. La flota española que opera en al suroeste de Irlanda podría matar a más de 50.000 aves al año y la flota atunera japonesa podría acabar con 20.000 aves un año. Así, no es raro que algunas de las especies de aves marinas afectadas se encuentren en peligro de extinción. Además, su lenta tasa de reproducción es incapaz de compensar tantas pérdidas.

Se ha creado un grupo de trabajo para salvar al albatros, en el colaborarán la organización Birdlife International y la RSPB, organización británica en defensa de las aves. Trabajan con las industrias de pesca de varios países, como Namibia, Brasil, Uruguay, Argentina, Chile y Ecuador.