Aves del desierto que cruzan el Estrecho de Gibraltar
Técnicos de la Fundación Migres han localizado el primer avistamiento en el Campo de Gibraltar de un colirrojo diademado, un ave norteafricana cuya presencia en la Península Ibérica se considera de extrema rareza. También se ha podido ver un ejemplar de corredor sahariano, propio de los ambientes áridos subsaharianos. ¿Será culpa del calentamiento global?

Según ha explicado Migres, el ejemplar de colirrojo fue avistado en las inmediaciones del Observatorio que la Fundación tiene en Punta Camorro, en las proximidades de Tarifa (Cádiz). Esta vistosa especie tiene un tamaño similar a un gorrión común y unos catorce gramos de peso. Vive en el norte de África, donde se reproduce en entornos montañosos, desde el sur de Marruecos hasta el norte de Túnez.

Se trata de una especie principalmente residente, por lo que, pese a la proximidad de sus poblaciones más cercanas, ubicadas en la orilla africana del estrecho de Gibraltar, su presencia en España y el resto de Europa es de extrema rareza. De hecho, se trata de la primera cita documentada en el campo de Gibraltar y una de las, aproximadamente, media docena de registros existentes en la Península Ibérica.

Por otra parte, el corredor sahariano fue avistado por jóvenes aficionados a la ornitología en el Paraje Natural Playa de los Lances, en Tarifa (Cádiz). Se trata de una especie propia de ambientes áridos subdesérticos que se reproduce en el norte del continente africano, incluyendo las islas Canarias, la península arábiga, así como en el sudoeste de Asia, desde Turquía hasta la India. En la Península Ibérica es un ave de presencia accidental.

Estas poblaciones desarrollan movimientos posnupciales al norte, hacia zonas menos áridas como la Península, la mayor parte de las cuales se producen, como en este caso, a mediados de abril en el sur de Andalucía. En 2001, se detectó una pequeña irrupción de la especie en la península y se pudo documentar su reproducción en Almería.

A estos dos casos recientes, se suma al avistamiento, en el Estrecho de Gibraltar, un ejemplar de águila volatinera, una extraña ave rapaz africana, detectada por primera vez en Europa. La Fundación Migres avanza en el conocimiento sobre los efectos del calentamiento global sobre la distribución de las aves.